Móviles|9 diciembre 2013 6:47 pm

Convierte tu tarjeta SIM en una MicroSIM o una NanoSIM


tarjetasSIM

Los smartphones evolucionan día tras día y, a pesar de que su tamaño es cada vez mayor, los fabricantes tratan de ahorrar espacio en su interior para poder insertar otros componentes más importantes, como por ejemplo baterías de mayor capacidad que ofrezcan una autonomía más dilatada. Al mismo tiempo que la superficie crece, también hay una clara tendencia por conseguir terminales muy delgados, de hecho hay compañías que luchan por conseguir superar la marca de sus competidores y así alzarse con el título de ‘smartphone más fino del mundo’. Algunos de los componentes que se van miniaturizando para dejar este espacio del que hablamos son procesadores, cámaras y también las tarjetas SIM. En poco tiempo hemos visto como esta pieza ha ido reduciéndose y ya llevamos tres  ediciones diferentes. La Mini SIM habitual, después llegó la Micro SIM y hace poco vino la Nano SIM. Hay casos en los que cambiamos de teléfono y el nuevo dispositivo cuenta con un tipo de tarjeta más pequeña. La solución en la que piensa mucha gente es contactar con su operador y solicitar un duplicado, lo malo es que tardaría unos días y además suelen cobrar. Si quieres poder usar tu nuevo móvil cuanto antes puedes convertir tu Mini SIM  en Micro SIM o Nano SIM con unos sencillos pasos, te contamos cómo hacerlo.

MiniSIM MicroSIM

El proceso de reducir la tarjeta SIM es muy simple: hay que cortarla. Sin embargo hay que tener cuidado ya que si nos pasamos la tarjeta no encajará bien y puede que el dispositivo no pueda leerla correctamente. Para evitar sustos lo primero que debemos hacer es descargar una plantilla (como ésta en PDF)que nos guíe y evite que realicemos los cortes donde no toca. Una vez tenemos la plantilla hay que imprimirla en un folio A4 asegurándonos de que la impresora respeta la escala original, así no habrá problemas.

MiniSIM nanoSIM

Con la plantilla impresa pegamos la tarjeta encima del hueco correspondiente con pegamento o cinta de doble cara. Este paso es para impedir que se nos mueva, pero no hay que pegarla con algo muy resistente ya que la podríamos dañar. Una vez tenemos la tarjeta colocada perfectamente sobre la plantilla podemos hacer dos cosas: cortar con cutter o con tijeras. En la primera opción el corte quedará más preciso y necesitaremos una regla, pero también hay riesgo de que se nos vaya la cuchilla y dañemos el chip. La segunda posibilidad es marcar la tarjeta con ayuda de una regla y un lápiz, para luego cortar por las marcas con ayuda de unas tijeras bien afiladas. Al terminar es normal que los bordes hayan quedado un poco bastos, lo que hay que hacer es arreglarlos con una pequeña lija hasta que el dibujo coincida perfectamente.

Imagen de previsualización de YouTube

El procedimiento permite convertir Mini SIM en Micro SIM o Nano SIM, es decir, que sólo podremos hacerlas más pequeñas. En el caso de necesitar una tarjeta más grande habría que recurrir a un adaptador especial que se puede encontrar en cualquier tienda de electrónica.

Etiquetas:

Dejar un Comentario