La coreana Samsung recomienda para este televisor de 46 pulgadas de diagonal, unos 117 cm, una distancia de visionado superior a 1,80 m. Para los espectadores de una cierta edad, eso es casi tener el televisor pegado a la nariz, pero no es problema para una pantalla como el UE46B7020. Tiene un panel de imagen FullHD, y su resolución de 1920 por 1080 en realidad se transforma en algo más de 2 millones de puntos. A esa distancia no hay manera de distinguir el píxel, con lo que las imágenes en pantalla tienen la resolución de enormes fotografías de calidad. Mejor aún, es como estar en un minicine.

Esta sensación de estar ante una pantalla de cine la ha logrado Samsung tanto en la serie 6000 como en la 7000 a la que esta pantalla pertenece mediante la incorporación de unas cuantas tecnologías, como por ejemplo el panel UltraClear, que permite una mejor trasmisión de la luz trasera, y que elimina además los reflejos frontales. También está el megacontraste que más que tecnología es el resultado de la aplicación de una nueva colocación de la iluminación led, que en lugar de situarse en la trasera a modo de tapiz, se colocan en los laterales, y la luz se difunde mediante una serie de paneles difusores.

El resultado es un contraste que se sale de la escala. Claro que si las reacciones del panel fueran lentas, las imágenes no estarían bien definidas. Por suerte incorpora tecnología 100 HZ Motion Plus. Estamos acostumbrados a ver el término 100 Hz en los medios de comunicación, y no siempre somos conscientes de la enorme capacidad de cálculo que requiere doblar el número de imágenes. Este televisor no repite dos veces el mismo cuadro. Lo que hace es leer un cuadro y el continuo, e insertar entre medias otro con un movimiento y un escenario que sea intermedio, y coherente con la velocidad de la acción en la pantalla. Las películas en alta definición y en definición normal se ven muy bien. Y la televisión también, claro está.

Si las imágenes son fluidas y además están perfectamente definidas en las escenas más dinámicas, ya sólo falta cuidar del color. El motor empleado por la casa, Wide Color Enhancer Pro enriquece los colores, pero no los satura artificialmente. Los respeta. Simplemente aumenta la paleta para que haya un mayor número de matices en cada color. La serie 7000 incorpora el mismo tipo de frontal que la serie 6000, creado mediante un proceso de fabricación con inyección de dos cristales, que produce un sutil degradado. Así, el UE46B7020 esta disponible en negro degradado a rojo y en negro degradado a gris.

Este televisor además incorpora ciertas prestaciones que, por una cuestión de precio, no están incluidas en las pantallas de la serie 6000. Así, tiene compatibilidad DLNA inalámbrica, gracias a la cual puede reproducir contenidos desde cualquier ordenador situado en una doméstica, y sin cables. Tiene cuatro conectores HDMI, y dos puertos USB, que en este caso son de un valor inapreciable. Pueden reproducir fotografías, música y películas, en los formatos más comunes y actuales como DivX, XviD, MP4 o MKV. Por fin, puede acceder a ciertos contenidos en Internet, como los videos de YouTube, y alberga una memoria interna de dos GB donde almacenar lo que Samsung llama “biblioteca de contenidos temáticos”. Tampoco hay que exigirle demasiado al bolsillo para disfrutar de esta pantalla. Cuesta 2.200 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,