La tableta Acer Iconia Tab A100 tiene una pantalla de 7 pulgadas que da una resolución de 1.024 por 600 píxeles. Es táctil, capacitiva y multitoque. Un sensor de luminosidad se ocupa de adaptar automáticamente el brillo a las condiciones de luz ambiente de cada momento. Su tamaño es adecuado para leer libros digitales, y características como el girómetro, combinado con la pantalla multitáctil, la igualan con las mejores consolas portátiles.

En su memoria interna de 8 gigas hay espacio suficiente para instalar aplicaciones e incluso caben fotografías, canciones, películas y series de televisión. Estos contenidos multimedia también se pueden almacenar en tarjetas de memoria microSD de hasta 32 gigabytes. Por otro lado, se puede comunicar vía inalámbrica por Bluetooth 2.1 con otros dispositivos compatibles, y a través del puerto USB 2.0 se pueden traspasar datos desde un ordenador.

La conectividad inalámbrica por Wi-Fi viene de serie, incluyendo la especificación n. Ahora bien, hace falta un módulo 3G opcional para añadir la capacidad de comunicación a través de redes de telefonía móvil 2G y 3G. La batería de iones de litio proporciona energía suficiente para reproducir vídeos en formato H.264 y con una resolución 720p durante cinco horas.

Lo mejor del invento será su precio: la versión más completa (3G) costará 450 euros libre.