El auricular Bluetooth de Bose es un producto sobrio, de calidad, y que, sobre todo, va al grano. De hecho permite hablar por teléfono con manos libres y sin cables incluso en los sitios más ruidosos.

Y funciona incluso cuando el sonido ambiente es variable. Una calle bulliciosa, en medio de un concierto de música o en una estación de autobuses. Su sistema de cancelación de ruido, exclusivo de la firma norteamericana, limpia el sonido ambiente para potenciar al máximo la conversación. Sonido cristalino en cualquier circunstancia. Esa debería ser la clave de este tipo de inventos… Eso sí. mientras algunos lo intentan, Este inocente “pinganillo” inalámbrico, lo consigue.

Por otra parte, el auricular Bose Bluetooth también destaca por su diseño. Es ligero y tiene en cuenta  la comodidad del usuario que puede llevarlo durante horas sin fatiga. El invento lleva botones separados para el volumen y para responder a las llamadas. Nunca se perderán llamadas por no aprenderse esotéricas combinaciones de botones.

Esta acabado en plástico negro, y utiliza almohadillas que se ajustan al canal auricular, y que dirigen el sonido hacia el interior del oído. Pero el diseño no es la única virtud de este equipo. También incorpora electrónica y prestaciones.

El precio tampoco es excesivo. Hay otros auriculares más baratos en el mercado, pero dan mala comunicación o duran poco tiempo. Los fabricantes pretenden sobre todo que el usuario se deshaga a los pocos meses de un aparato para comprar el que acaba de salir. Nadie querrá deshacerse de este auricular Bluetooth de Bose. No sólo es muy bonito. No sólo está muy bien construido. Además, funciona muy bien.