Se llama Bose VideoWave, y es un nuevo concepto de pantalla de salón. Incluye una pantalla LCD de 46 pulgadas y un equipo de sonido invisible, envolvente y espectacular.

Además, el invento se acompaña de un sistema absolutamente intuitivo de manejar tanto la tele como los equipos de vídeo que conectamos. De hecho, la pantalla va ligada a un concentrador de audio y video con espacio para cuatro fuentes de vídeo digital (además de un buen número de fuentes analógicas).

Al final, es un concepto nuevo, que está cargado de tecnología y ofrece, en una solución de diseño con imagen y sonido fácil de usar y dirigido al aficionado que busca una solución redonda y de gama alta.

La pantalla tiene muy buena imagen y brilla en aquello en la especialidad del fabricante norteamericano. El sonido. Es uno de los equipos más brillantes para cine doméstico diseñados en los últimos años, y eso que todos los altavoces están detrás de la pantalla. Tiene un total de 16 conos de altavoz colocados de manera que producen un resultado sorprendente. Diez de ellos apuntan a diversos lugares de las paredes, mientras que los seis restantes, de graves, apuntan a un laberinto diseñado por ordenador que potencia la sensación de graves. Un auténtico lujo de sonido y buena imagen, para una máquina que vale 7500 euros. Bien pensado, no es tan caro. Quien no tenga en casa televisor ni cine doméstico, debería comprarse este aparato si lo que realmente le preocupa es la calidad.

El fabricante norteamericano Bose lleva ya varios años realizando incursiones dentro del mundo del cine en casa, pero sólo a través de sus excelentes sistemas de cine doméstico. Había una falta en su catálogo. No tenía ningún televisor, y han decidido que ya era el momento de presentar un concepto nuevo de televisión. En realidad, una pantalla multimedia para el salón