Los televisores del fabricante alemán Loewe apuestan por lo último: interactivos, conectados y con el último sistema de imagen. De hecho, la serie Connect que surgió en su momento como un conjunto de televisores muy avanzados con paneles LCD, ahora funcionan con la última tecnología de iluminación LED y con imágenes en tres dimensiones con gafas (3D).

Lo cierto es que este fabricante ha sabido siempre sacar un enorme partido a las piezas de electrónica, en especial a los paneles de imagen. Mientras otros fabricantes obtenían negros poco profundos, Loewe, con el mismo panel de imagen pero una electrónica y software mejorado sacaba mejores negros y mejores colores. En este caso lleva el LED un paso más allá, obteniendo colores de película, y un contraste excelente pese a que se trata de retroiluminación LED colocada en los bordes de la pantalla.

Por lo demás, estas pantallas llevan las típicas señas de identidad de la casa. Destacan por un diseño refinado, casi minimalista, en el que el protagonismo se lo lleva la imagen, dejando un mínimo espacio para el famoso ojo de  Loewe, situado en el centro de la parte inferior del marco. Un signo reconocible, que además cumple diversas funciones como encendido y apagado o sensor de infrarrojos para el mando. Estas pantallas se pueden encontrar en diversos colores, y en tres diagonales. Y siguiendo las costumbres de la casa se pueden actualizar y ampliar con diversas tarjetas que incorporan nuevas y potentes funciones.

Los precios son en apariencia elevados, pero eso es un espejismo ya que no son sólo televisores. Con las ampliaciones correspondientes pueden tener sintonizador de satélite, grabadora de disco duro y muchas cosas más. Para animar a la compra en este mes de abril, Loewe regala a los compradores un iPad 2 con la compra de los modelos 3D de 32 y 40 pulgadas.