La impresora CLP-325W de Samsung es uno de esos periféricos que a todos nos gustaría tener en nuestro escritorio. Bueno, en el escritorio, o en cualquier pequeño espacio, porque los de la coreana han conseguido meter las últimas tecnologías de impresión en un aparato de tamaño muy reducido. Es un equipo láser en color, que ofrece una calidad de impresión excelente.

Si el aspecto exterior es elegante, las soluciones tecnológicas son avanzadas. Los de Samsung han aprovechado para introducir un nuevo tipo de tóner que ofrece unos colores más brillantes y saturados, con mayor capacidad de matices. En la formulación de los pigmentos han incorporado cera, de manera que las imágenes permanecen en el papel mejor y durante más tiempo.

Pero si por algo destaca esta máquina es sobre todo por su facilidad de uso. Frente al modelo CLP-325, que sólo tiene un conector USB, esta máquina CLP-325W dispone de conexión ethernet, y compatibilidad con redes inalámbrica WiFi. El precio algo más elevado merece la pena. Se puede conectar tanto a a un ordenador, como a la red local, de manera que hace las funciones de servidor de impresión, y colocándola en cualquier rincón, se podrá imprimir desde cualquiera de los ordenadores repartidos por la casa.