Sonos S5 1El Sonos S5 es, probablemente, el único equipo de la casa que se puede utilizar nada más sacado de la caja, sin necesidad de conectarlo un amplificador o unos altavoces. Esto es porque básicamente es un altavoz con amplificador incorporado. Esto es una reducción simplista, porque en realidad alberga un buen montón de trucos y de prestaciones electrónicas capaces de satisfacer las necesidades de sonido del más exigente.

Su aspecto es elegante, como corresponde a un fabricante tan prestigioso, y tiene un cierto aire a muchos de esos equipos de altavoces para iPod, aunque su tamaño es algo más grande. En realidad no hace falta un iPod para sacarle partido. De hecho, no es una cuna, aunque puede sacarles sonido a un buen número de fuentes. Así, se puede conectar a la red local para extraer archivos de cualquier ordenadordisco duro conectado. El único requisito es instalar un pequeño programa del ordenador. También puede ponerse en comunicación de forma inalámbrica con otros equipos de Sonos, aunque es preciso adquirir aparte un equipo Sonos ZoneBridge.

Una vez conectado a la red local, puede conectarse a servicios musicales en Internet como Last.fm, Sirius Napster, Rhapsody o Pandora, pero sobre todo Spotify. Una de sus carácterísticas más interesantes es que se puede manejar desde un iPhone, tras instalar un sencillo App. Este equipo cuesta 400 euros.