Muchos tópicos terminan por caer. Como el de que los portátiles no sirven para jugar. Así nos lo demuestra la japonesa Toshiba con su nuevo Qosmio X305, un portátil de aspecto un tanto “macarra”, pero dotado de nada menos que tres motores gráficos (¡sí, no es una errata, son tres!).

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Se han presentado dos variantes, el Qosmio X305-Q706 y el Qosmio X305-Q708. Ambos comparten una pantalla de 17 pulgadas y resolución de 1680×1050 píxeles, 4 Gbytes de RAM DDR2. Y nada menos que tres tarjetas gráficas: una Nvidia GeForce 9400M integrada en el propio chipset de la placa base y dos Nvidia GeForce 9800M GTS con 512 Mbytes, que trabajan de manera coordinada entre sí gracias a la tecnología SLI de Nvidia.


De esta forma, aunque hay rumores que indican que podrían utilizarse las tres simultáneamente, por el momento lo que es seguro es que podremos recurrir a la GeForce 9400M integrada en placa cuando precisemos menos potencia gráfica y queramos ahorrar energía. O tirar de las dos GeForce 9800M GTS cuando precisemos de las máximas prestaciones.

Respecto a las configuraciones varían según el modelo, aunque en la versión más alta (X305-Q708) podemos encontrar un procesador Core 2 Extreme QX9300 (2,53 GHz), y un curioso sistema de almacenamiento, que consiste en integrar un disco de estado sólido SSD de 128 Gbytes, junto a otro convencional de 320 Gbytes. De esta forma, el sistema operativo o aplicaciones de uso habitual estarán en la unidad ultrarápida SSD para acelerar el arranque y gestión del equipo. Mientras que los datos o programas no críticos residirán en la unidad convencional.

Respecto a los precios, no serán precisamente baratos, oscilando entre los 1.500 y los 3.200 euros aproximadamente, según el modelo. Por ahora se ha presentado en EE.UU., aunque aún no hay fecha exacta sobre su llegada a Europa.

Entrando en valoraciones, este nuevo Qosmio de Toshiba sigue el concepto de portátiles para jugar que tímidamente han empezado a presentar algunos fabricantes. Un nicho en el que lucha AMD con el lanzamiento de Puma, su plataforma para portátiles, donde las dos tarjetas gráficas funcionando de manera conjunta eran una de sus principales bazas.

Pero siendo realistas, estas máquinas son un producto demasiado específico y sin demanda real. Pocos se gastarán semejante cantidad de dinero en un portátil específico para jugar, salvo que sean unos “profesionales” de los encuentros de jugadores y quieran acudir a algunas de ellas de manera habitual y con poco peso en las manos.

Vía: Register Hardware

Otras noticias sobre...