A pesar de las predicciones de Bill Gates, los Tablet PCs no se han convertido en el equipo informático más buscado por el profesional. Pero este tipo de portátiles, de diseño ultraligero y pantalla táctil giratoria, siguen intentando buscar su público. En este contexto se presenta el Dell Latitude XT2, un equipo que, por desgracia, llega con un precio desorbitado y un equipamiento de serie bastante limitado.

Aunque Dell afirma en su nota de prensa que el precio de partida del equipo es de 1.600 euros, lo cierto es que al final la configuración más básica sale por 2.050 euros, incluyendo el IVA y los gastos de envío.  El Dell Latitude XT2 lleva una pantalla LED de 12,1 pulgadas (1280 x 800 píxeles), que preside un equipo de 1,64 kilos de peso y dimensiones de 297 x 220,6 x 27,4 mm. Es una pantalla, además, multitáctil.


Es decir, puede interpretar gestos con varios dedos para controlar el zoom o girar imágenes, como sucede en el iPhone. También incluye un lápiz óptico, que se guarda en un compartimento especial en la base del equipo, pensado para las aplicaciones de reconocimiento de escritura habituales en todo Tablet PC. Como decíamos al principio, la pantalla puede girar sobre sí misma por completo. Así podremos, por ejemplo, colocarla completamente al revés y cerrarla para escribir en ella, como si el Dell Latitude XT2 fuese un cuaderno.

Pasando a su equipamiento más convencional, vemos que puede optar por procesadores Intel de bajo consumo. Concretamente, se trata de los modelos Intel Core 2 Duo S9300 a 1,2 GHz (el mismo que usa el Toshiba Portégé R500) o el más actual Intel Core 2 Duo S9400 a 1,4 GHz (el que lleva el Toshiba Portégé R600, por seguir con la comparación). Éste es uno de los elementos que, según Dell, contribuyen a que el Latitude XT2 logre una autonomía máxima de 11 horas y media. Pero no hay que dejarse engañar.

Cuando un fabricante habla de “autonomía máxima”, se refiere a las horas que sobrevive el equipo lejos del cargador con las conexiones inalámbricas desactivadas y el brillo de pantalla limitado. En este caso, además, dicha cifra se lograría usando dos baterías: una de seis celdas que requiere un desembolso extra de 22 euros (la batería que viene por defecto es de cuatro celdas) y otra de tipo laminar (se fija debajo de la batería principal, aumentando el peso del equipo y, por supuesto, también se paga aparte). Al menos, la elección de los distintos modelos de procesador no influye en el precio.

Por supuesto, el Dell Latitude XT2 viene con Windows Vista como sistema operativo de serie, y al ser un equipo orientado a empresas y profesionales, se puede encargar con WIndows XP por cinco euros adicionales. Quizás esta última sea la mejor opción, porque por desgracia el equipo sólo trae 1 GB de memoria RAM de serie, que sigue el nuevo estándar DDR3 a 1066 MHz. Se puede ampliar hasta un máximo de 5 GB (otra mejora que se paga aparte: nada menos que 500 euros más), aunque esto último conviene ser aclarado.

Todas las opciones de sistema operativo son de 32 bits, por lo que el sistema sólo leerá poco más de 3 GB. La opción de 5 GB, por tanto, destina esa cantidad a Windows y 1 GB específico para la memoria gráfica, donde encontramos una sencilla tarjeta Intel GMA 4500MHD. Para mostrar sus imágenes en un monitor externo, el Dell Latitude XT2 dispone de la clásica salida VGA, que acompaña a los dos puertos USB, el FireWire, el eSATA, el Ethernet, el lector de tarjetas de memoria y las habituales entradas y salidas de audio en el apartado de conexiones físicas.

El disco duro de serie es de sólo 80 GB, aunque se puede equipar con uno de 120 GB (por supuesto, por un desembolso extra). También está la opción de un disco SSD de 64 GB. El coste de este último es de nada menos que 587 euros. Ya lo comentábamos recientemente al hablar de los discos G3 de SanDisk: por el momento, la memoria sólida no es la mejor opción de almacenamiento para un portátil, y menos en los precios en los que se mueve.

En la línea de muchos portátiles ultraligeros, el Dell Latitude XT2 viene sin lector de DVD. Puede comprarse uno externo, por supuesto aparte y por 250 euros. Para rematar la faena, ni siquiera trae Bluetooth de serie, algo sencillamente ridículo en un equipo que, sin mejoras adicionales, ya cuesta más de 2.000 euros. El último detalle destacable de este Tablet PC está en los elementos integrados en el marco de la pantalla: un lector de huellas dactilares y controles para apagar y encender el equipo y gestionar lo que se visualiza, útil para cuando el usuario lo use en “modo Tablet”.

Como decíamos al principio, muchos son los peros e inconvenientes que han impedido al Tablet PC convertirse en un equipo exitoso, incluso en los ámbitos profesionales. Y mucho nos tememos que este Dell Latitude XT2 no va a remediar la situación. Más bien, se trata de un ejemplo extremo de los palos de ciego que están dando muchos fabricantes con este tipo de portátiles, por los cuales hay que pagar una auténtica barbaridad de dinero para conseguir un rendimiento aceptable.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...