Intel podría presentar una nueva generación de la familia de procesadores Intel Core i7. Con un mayor rendimiento y menor consumo energético, la nueva serie Intel Core i7 800 daría el relevo a los actuales modelos de la serie 700. No contentos con esto, Intel planea el lanzamiento de la esperada familia Intel Core i5 para finales de año.

La que parece ser la nueva generación de procesadores Core i5 convivirá con su predecesora, según apuntan los rumores que llegan desde Santa Clara. De tal modo, los Core i5 se convertirían en una gama de procesadores de menor precio y rendimiento. Sin embargo, su incorporación marcará el principio del fin de la generación Core 2 Duo en todas sus versiones de dos y cuatro núcleos.

No obstante, esta característica será la tónica predominante en lo nuevos modelos de Intel, además de su capacidad de procesamiento de 64 bits. Con una clara diferencia entre ellos. Los modelos de la familia Core i7 disponen de dos hilos de ejecución por núcleo, por lo que el sistema interpreta que trabaja con ocho núcleos. Mientas que el Core i5 dispone de un único hilo de ejecución por núcleo. Esta tecnología de multiproceso denominada Hyperthreading, ya se vió en modelos de la marca años atrás. Concretamente en la última generación de procesadores Pentium 4. Según Intel, el incremento de rendimiento mediante esta técnica puede rondar el 40%. Todo ello sin elevar considerablemente la velocidad de reloj del procesador.

Frecuencias que estarían en los 2,60 y 2,93 GHz para los modelos Intel Core i7 860 y 870 respectivamente. A la par, el alto consumo energético característico en los modelos actuales se reduce de los 130 vatios a los 82. Para estos modelos Intel incorporará la letra ‘S’ al final de su nomenclatura.

El otro as en la manga de la famosa compañía de procesadores es el nuevo Intel Core i5 750. Un procesador con una velocidad de reloj de 2,66 GHz y con un consumo energético ligeramente superior a su hermano mayor. Sus 95 vatios dejan claro que Intel ha sacrificado el ahorro de energía en favor de maximizar la potencia y el rendimiento del chip.

Igualmente fabricado en 45 nanómetros, el nuevo Intel Core i5 inaugura el socket LGA1156. Lo que le permitirá adoptar tecnologías utilizadas en la familia Core i7. Tales como el Modo Turbo, la cual funciona de forma análoga a los viejos procesadores de hace casi dos décadas. Mediante la misma, el propio procesador detecta la potencia que necesita en cada momento. En función de esto, variará su frecuencia de reloj, produciéndose una especie de overclocking automático.

No obstante habrá que esperar a que el verano finalice para comprobar los primeros resultados de los nuevos motores de Intel. Concretamente al día 6 de septiembre, cuando ya se podrán adquirir desde los 196 dólares (138 euros) para el Intel Core i5 750 hasta los nada asequibles 562 dólares (395 euros) para el Intel Core i7 870. A medio camino se encontraría el Intel Core i7 860 con un precio de 284 dólares (200 euros).

Vía: Electronista

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...