El WET610N Linksys by Cisco es la solución a un problema muy común en la mayoría de los hogares, provocado por la convivencia entre dispositivos de red cableados e inalámbricos. En estos momentos el 68% de los hogares españoles tiene algún tipo de red inalámbrica. Nuestro país supera la media europea, y los usuarios están cada vez más acostumbrados a conectar sus ordenadores entre sí y a Internet sin cables. De todas formas, muchos de ellos no saben cómo conectar sus dispositivos con conexión ethernet a una red inalámbrica.

Cisco resuelve este problema de una forma práctica y sencilla. Es posible conectar consolas, discos duros multimedia, reproductores multimedia, grabadoras de DVD, e incluso televisores, a la red doméstica. Y no es necesario realizar esos tendidos de cable de pesadilla que implican llenar los rodapies de clavos e incluso traspasar las paredes de una habitación a otra. El WET610N Linksys by Cisco es un puente Ethernet inalámbrico que permite añadir cualquier tipo de dispositivo a una red inalámbrica casera. Lo único que es necesario es que disponga de una conexión LAN.

Es un dispositivo de reducidas dimensiones, muy sencillo de configurar, y además visualmente atractivo. Se puede confundir fácilmente con una pequeña radio de diseño, o un despertador a la última. Pero dado su tamaño también se puede esconder en cualquier sitio. Que no te engañe su tamaño. Tiene buenas capacidades de comunicación, y además, es compatible con el estándar 802.11N, que n los ángulos muertos y las zonas de sombra. Y además es compatible hacia atrás con el resto de estándares WiFi. Por fin, tiene tecnología de doble banda. Al trasmitir simultáneamente a través de dos bandas, se duplica la cantidad de información que se puede enviar en un momento dado, a la vez que se elimina la mayor parte de las interferencias.

Dada su velocidad, el WET610N resulta excelente a la hora de practicar juegos en red, pero también para actividades multimedia como disfrutar en el televisor del salón películas o canciones almacenadas en cualquier disco u ordenador de la red doméstica. Por cierto, convertir en inalámbrico cualquier dispositivo compatible con red de cable, no es caro. Cuesta sólo 100 euros.

Otras noticias sobre... ,