Si un televisor de la coreana Samsung tiene en estos momentos un pie de cristal, significa que pertenece a esas pantallas de élite dotadas con los últimos adelantos, lo que se conoce como el top de gama en cada producto. En este caso se trata de una pantalla lcd con retroiluminación tradicional, pero eso no quita para que las imágenes sean excelentes. Es cierto que el led ofrece más desde el punto de vista de los negros (entre el encendido y apagado), pero el panel UltraClear que lleva esta pantalla deja pasar más luz de lo normal. De esta manera, si no se consiguen unos negros como los de un plasma, al menos se obtiene una mejora sustancial en la paleta de los matices en las sombras. Por si esto no bastara, las imágenes en movimiento son mucho más claras, nítidas y definidas con la tecnología 200 Hz Motion Plus.

La casa ha incorporado en esta pantalla un buen número de avances, todo para dejar satisfecho al cliente durante mucho tiempo. De ahí la ranura de acceso condicional que es compatible con la televisión de pago, o ese sintonizador para televisión digital terrestre que además está preparado para recibir imágenes de alta definición, y que, para colmo, se puede actualizar a través de la antena. El aspecto formal de la pantalla es sobrio y atractivo, con el indudable aire de familia que ahora tienen todas las pantallas de la casa, con ese frontal liso y despejado y esos bordes ligeramente aclarados.

Una pantalla así tiene una calidad de imagen y una definición suficiente como para acortar la distancia de visionado hasta los 2 m. Por debajo de ahí, podría empezar a verse un poco el truco de la imagen. El motor de procesamiento de color que lleva está preparado para que las imágenes en alta definición resalten con vida propia, pero también para que las de menor calidad ofrezcan un aspecto digno, sin excesivos pixelados, ni bordes escalados. La conectividad del aparato es muy buena. Está destinado a figurar en el corazón del sistema de cine doméstico, con cuatro entradas HDMI, para que todas las fuentes digitales se reproduzcan de la mejor manera posible.

También tiene dos puertos USB, extremadamente útiles. Ya no se conforman con reproducir fotografías y música MP3, que dada la calidad de sonido de los altavoces sería una experiencia frustrante. Además reproducen películas de esas que se obtienen en Internet. Un logro y un guiño a los posibles compradores que llevan pidiendo una prestación semejante desde hace años. Pero no hacen falta dos puertos USB para reproducir vídeo desde discos externos o llaves de memoria. El segundo puerto se puede dedicar a la conectividad inalámbrica.

La máquina es compatible DLNA, y puede reproducir contenidos desde cualquier disco de la red doméstica. Si se conecta un adaptador WiFi en el puerto USB, entonces la transmisión de datos será sin cables. También hay acceso limitado a Internet. Sólo a páginas como Yahoo, YouTube o Flickr. Y sí, este televisor tiene salida de auriculares. Por cierto, que el sonido carece de presencia en los graves, pero se salva gracias a que los medios son suficientemente claros para un telediario o un partido de fútbol. Tiene sonido SRS Trusurround HD & Dolby Digital Plus y una potencia total de 20 W. El fabricante recomienda un precio de 1600 €, pero seguro que lo puedes encontrar mucho más barato en muchas grandes superficies de la electrónica.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,