Ningún otro sitio resulta más adecuado que la IFA para presentar una nueva familia de productos. Toshiba ha aprovechado para lanzar la serie SV, sus primeras pantallas con retroiluminación led. A esta serie pertenece el REGZA SV 55SV685D, que es el televisor de mayor tamaño de la familia. En esta apuesta la japonesa se ha decidido por un “backpanel“ integral. En lugar de colocar la iluminación en los bordes como Samsung, reparte las bombillas led uniformemente en toda la trasera. Con esto no sólo consigue un contraste similar al del plasma, sino que además integra el control local. Una pantalla es muy contrastada si toda ella puede ser muy blanca y muy negra, pero de lo que se trata es de trasladar esa capacidad de contraste a cada uno de los píxeles.

El fabricante incorpora dos tipos de control  de los leds. El “Toshiba Local Dimming” y el “Regza Accurate Dimming”. Entre ambos, separan los leds por grupos, y finalmente un filtro difusor se encarga de manejar el brillo en cada área concreta de la pantalla. Ningún fabricante puede permitirse ya que las imágenes más rápidas salgan difuminadas. Nadie se interesaría en un producto así. Por eso el fabricante ha creado un nuevo algoritmo de compensación del movimiento llamado “Active-Vision M200HD”. Por un lado, mejora las imágenes visionandolas con la frecuencia de 100 Hz. Por otro, multiplica la velocidad de presentación hasta 8x, pero simulando el funcionamiento de los televisores de tubos catódicos tradicionales.

En cualquier caso, esta es una pantalla creada para el cine en alta definición. Por eso presenta tecnologías de tratamiento de imagen de creación propia. Toshiba integra algo en lo que lleva trabajando desde el batacazo del DVD-HD, un sistema de presentación que permita que las imágenes en definición normal aparezcan como si hubieran sido filmadas y grabadas en alta definición. En nombre comercial del invento es “Resolution+”. Ya había aparecido bajo otra cobertura en algún reproductor DVD de la casa, y resulta igual de sorprendente. Sirve además para tratar todo tipo de señales, de satélite, de televisión, de cable, etc.. La mejora en el escalado de los bordes es sustancial.

Uno de las mayores virtudes de este televisor de Toshiba es la capacidad de integración. Tanto la tecnología de 100 Hz como el sistema de reescalado están controlados por un mismo chip llamado “Metabrain”. Esto acelera el proceso en esas milésimas de segundo que representa la diferencia. Al ver estas pantallas tan grandes con esas capacidades de resolución tendemos a pensar que la maquinaria de imagen es enorme, pero lo cierto es que los motores de imagen más complejos caben en chips con un tamaño menor que una caja de cerillas. Por cierto, este mismo chip además integra un sistema de autocalibrado que lee la temperatura de la luz de la habitación, y modifica los parámetros de la imagen para que se vea mejor.

Tiene otras virtudes adicionales, como su capacidad DLNA, o el puerto USB que reproduce películas DivX además de fotos y música. También tiene una ranura SD, cuatro conexiones HDMI, y dos euroconectores.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,