3d-real-glasses_1

Muchos espectadores de cine 3D y de televisión 3D se quejan de molestias oculares y de dolores de cabeza. No aguantan estar con las gafas 3D puestas toda la sesión, y deben andar quitándoselas y poniéndoselas cada dos por tres. El visionado no resulta nada satisfactorio. No es sólo una cuestión de funcionamiento de la propia tecnología de imágenes tridimensionales, sino también un asunto de deficiente producción de los contenidos 3D.

En un reciente seminario celebrado en la sede de la BBC en Londres, el formador jefe del Sony 3D Technology Center de California, Buzz Hays, ha explicado que los contenidos en tres dimensiones pueden causar esas molestias: “Es fácil hacer 3D, pero es difícil hacerlo bien. Bien significa asegurarse de que no va a producir fatiga visual”. Los realizadores 3D todavía son bastante inexpertos y suelen cometer algunos errores que afectan negativamente a la experiencia de visionado.

3d-cine_2

Entre los errores más comunes que causan incomodidades, Buzz Hays, ha destacado los planos mal compuestos donde la distancia interaxial (entre las dos cámaras) es demasiado amplia. Controlando esa distancia entre los dos ejes de las cámaras es cómo se consigue la profundidad del efecto 3D. A la hora de planificar el rodaje de esas escenas 3D, el director debe pensar en composiciones similares a las de la fotografía, sugiere Hays.

Otra equivocación habitual está relacionada con los ajustes de la convergencia, esto es, el ángulo de la cámara izquierda y de la derecha. Cuando un objeto se aproxima, nuestros ojos convergen hacia el centro según lo estamos mirando. El problema es que durante el montaje, el objeto está a una distancia ligeramente distinta del espectador. Eso obliga a forzar los músculos de los ojos para no perder de vista el objeto. El esfuerzo puede resultar mareante, si el montaje es muy rápido. Buzz Hays, recomienda efectuar los ajustes de convergencia durante la postproducción, en lugar de durante el rodaje, porque entonces todavía se desconoce la sucesión de los planos del montaje final.

Finalmente, Hays recomienda a los realizadores que vean los contenidos en una pantalla grande en lugar de en un monitor. Así evitarán los problemas de divergencia, cuando el espectador se ve obligado a rotar el ojo hacia fuera para fusionar la imagen, algo poco natural para un humano, que sólo funciona con peces y caballos.

Vía: PCPro

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,