Tras anunciar el modelo Z-500 sin cables, Logitech salta de nuevo a la palestra con otro periférico de audio específico para ordenadores. Se trata de los Z-5, unos altavoces que cuentan con el atractivo de ser omnidireccionales. Es decir, emiten el sonido en todas direcciones gracias a sus bafles delanteros y traseros, a diferencia de unos altavoces convencionales (en los que el sonido procede de una única dirección).

¿Qué ventajas supone para el usuario unos altavoces de estas características? En primer lugar ofrecen mayor amplitud del sweet pot, concepto que define la posición idónea del oyente para apreciar el sonido correctamente. Como consecuencia de esto, tendrás mayor libertad para colocarte en tu habitación sin que por ello dejes de apreciar el audio de forma apropiada. Con el efecto envolvente que generan los Z-5 podrás ver películas o escuchar música desde donde te apetezca.

Esto los hace especialmente prácticos para su uso en portátiles, ya sean PC o Mac. Si vas de un lado a otro con el ordenador no tendrás que perder mucho tiempo buscando el punto adecuado para colocar los altavoces. Y para que el cableado tampoco suponga un obstáculo en tu movilidad, funcionan conectándose al puerto USB. Nada de pilas, baterías o adaptadores de corriente eléctrica.

Incluyen un mando a distancia con el que, además de controlar el volumen, podrás ejectuar aplicaciones multimedia de tu sistema operativo. Están disponibles desde este mismo mes, tanto en Europa como en Estados Unidos. Su precio al otro lado del charco es de 100 dólares (70 euros al cambio actual).

Vía: Gizmos

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...