fotografia-02

Llegamos al final de esta breve guía para ayudarte a escoger tu cámara digital. En este tercer y último apartado, contemplaremos algunos factores externos que contribuyen a la comodidad del usuario a la hora de manejar la cámara. Puede que no parezcan tan determinantes como los anteriores. Pero te ayudarán a decantarte por un modelo, entre tantas cámaras tan parecidas entre sí.

Pantalla

Es donde vas a configurar las opciones y comprobar qué tal ha salido la foto, así que debe reunir algunos requisitos básicos. Por lo general, un tamaño de 2,7 pulgadas es aceptable, aunque por supuesto las hay más grandes. También es importante que sea resistente a los arañazos, o en su defecto resguardarla con una película protectora. Y que tenga buena visibilidad incluso cuando se interpongan los destellos del sol.

Actualmente es posible encontrar modelos que incorporan tecnología táctil en sus pantallas. Esto no sólo las hace más atractivas de cara a la galería, sino que generalmente van acompañadas de un manejo más intuitivo y ágil. En apenas un par de “toques” puedes configurar las opciones según tus necesidades.

Tamaño

No hace falta ser un lumbreras para darse cuenta de que un menor tamaño repercute en una mayor comodidad. Las compañías se esfuerzan en diseñar cámaras cada vez más delgadas y ligeras, que puedas llevar en el bolsillo a todas partes. Pero cuando se trata de modelos con una óptica más avanzada se hace complicado optimizar sus dimensiones. En esos casos tendrás que sacrificar la comodidad por su calidad, y utilizar una bolsa especial para transportarla.

Sistema de almacenamiento

Las fotos y vídeos que captures se almacenarán por norma general en tarjetas de memoria. Lo habitual es que utilicen tarjetas tipo Secure Digital, aunque algunos fabricantes obligan a usar sus propios modelos. Es el caso de Sony con las Memory Stick y Olympus con las xD-Picture Card. Lo ideal sería que fuesen compatibles con el resto de aparatos que tengas en casa.

Las cámaras también suelen disponer de almacenamiento interno, para guardar archivos sin necesidad de utilizar tarjetas. En la mayoría de los casos se trata de una capacidad muy baja, casi anecdótica. No obstante, te puede sacar de algún aprieto cuando hayas agotado todo el espacio de la tarjeta de memoria. Asimismo, vigila que las tarjetas no tengan una limitación de capacidad muy restrictiva.

Conectividad

Los ordenadores actuales suelen disponer de un lector de tarjetas y varios puertos USB, por lo que transferir las imágenes no supone mayor problema. No obstante, determinadas cámaras te lo ponen aún más fácil gracias a su conectividad inalámbrica Wi-Fi. Esto te permite pasar los archivos de la cámara al disco duro de tu PC sin utilizar ningún tipo de cable.

Si eres de los que suele imprimir en papel sus mejores fotografías, sin duda te interesará que el modelo escogido disponga de PictBridge. Esta función te facilita mucho la tarea, porque con él puedes conectar la cámara directamente a la impresora, utilizando un cable USB. Como es lógico, también necesitarás una impresora que sea compatible con este estándar.

Estos son, a grandes rasgos, las principales características que definen las cualidades (o carencias) de una cámara de fotos digital. Aunque al principio parezca que es mucha información, sólo es necesario comprobar que sus parámetros se ajustan a unos mínimos, o que los superan en caso de que busques un modelo más avanzado. Ahora es tarea tuya buscar y comparar. Y sobre todo, ¡fíjate en el precio!

Fotos: NYOBE / duchessa / ugaldew

Vía: Hardware Secrets

A continuación te ponemos los enlaces a las tres entregas de esta guía de compras:

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp