Es hora de ponerse en forma. Garmin acaba de anunciar sus dos nuevos navegadores que harán las veces de entrenador personal. Son el Edge 705 y el Forerunner 405, dos modelos destinados a quienes practican el ciclismo o la carrera respectivamente. Otro modelo más para los aficionados al deporte, que ya contaban con el Approach G5 para golfistas.

El Garmin Edge 705 viene con una pantalla TFT a color de 2,2 pulgadas y, por supuesto, GPS integrado. Es un aparatito con el que los ciclistas pueden medir la velocidad, la inclinación de la pendiente, la altitud a la que se encuentran o los cambios de clima previstos. Obviamente, también indica la ruta a seguir y los giros necesarios para seguirla correctamente. Hasta es capaz de indicar el ritmo cardíaco y (opcionalmente) la velocidad de pedaleo.

Gracias a su tecnología inalámbrica, el Garmin Edge 705 permite compartir los trayectos y sesiones de entrenamiento con otros dispositivos del mismo modelo, previamente almacenadas en una tarjeta microSD. Optativamente se le puede añadir la aplicación informática Garmin Training Center, para revisar la evolución después del ejercicio. Incluso está pensado para compartir las rutas a través de su comunidad online, así como visualizarlas en el servicio Google Earth.

Por otro lado, tenemos el Garmin Forerunner 405, GPS y entrenador personal que se presenta en un deportivo diseño de reloj de pulsera. Para navegar a través de sus menús con facilidad basta pulsar los controles táctiles de su rueda biselada. Al igual que el anterior, registra los datos referentes a la distancia recorrida, las calorías consumidas o el tiempo empleado. Incluso mide el ritmo cardíaco y la frecuencia de paso, si se escoge la versión que incluye dicha utilidad.

También como pasa con el Garmin Edge 705, es posible incluir el programa Garmin Training Center. O intercambiar los diferentes entrenamientos con otros modelos Forerunner 405 vía conexión inalámbrica. Además, incluye la función exclusiva Virtual Partner, un rival virtual con el que poder competir y comparar logros al finalizar la sesión. Y de forma sencilla, ya que los menús de la interfaz del reloj se pueden personalizar al gusto de cada uno.

Los dos están ya disponibles desde la misma web de Garmin. El Edge 705 para ir en bicicleta tiene un precio de 450 euros, o 500 euros en la versión con sensor de pedaleo. Por su parte, el reloj Forerunner 405 cuesta 300 euros en su modelo sencillo, o 350 euros si se le añade el pulsómetro para medir el ritmo cardíaco.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...