¿Para qué diantres servirá el cacharro con luces de la imagen superior? ¿Es un calefactor de diseño? ¿Un altavoz? ¿Una tostadora? Pues este Fake TV es un simulador de televisión. Es decir, una máquina que imita los parpadeos y constantes cambios de iluminación que emite un televisor cuando vemos en él una película, una teleserie o un concurso. ¿Y para qué? Pues para dejarlo funcionando cuando estamos de vacaciones, con el objetivo de disuadir a los ladrones para que piensen que la casa está habitada y no entren a robar.

Es decir, es como uno de esos sistemas domóticos para la seguridad del hogar, pero en un solo equipo sencillo y económico. Con unas dimensiones de 7,5 x 10 x 7,5 cm y 283 gramos de peso, este simulador lleva en su frontal un panel de LEDs multicolores, cubiertos por un cristal que distorsiona la luz para darle un efecto más realista. Según la descripción del producto, no hay que preocuparse por su consumo, pues sólo supone un 2% de lo que gasta un televisor común.


También lleva un sensor de luminosidad, que se encarga de “encender la tele” (de forma simulada, claro) al atardecer. Lógicamente, dispone de control manual, y puede ser configurado para que se apague automáticamente cuatro o siete horas después de que se encienda. Su precio, gastos de envío aparte, es de 40 dólares, unos 31 euros al cambio actual. Es decir: si aún dejándolo en funcionamiento los cacos deciden entrar en tu casa durante tu ausencia, tampoco habrás malgastado demasiado dinero.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp