Hemos visto relojes de muchos tipos. De los que funcionan con energía solar, de esos con una cámara espía, con teléfono móvil… Pero esto es lo último, un reloj que funciona con agua. Lo han bautizado, nunca mejor dicho, como Mini Hydro Clock, y es un invento de la marca Edmund Scientific´s. Un producto para todos aquellos aficionados a la ciencia, o para aquellos a los que les gusten los cacharros curiosos. Se trata de un reloj que no tiene pilas ni baterías, sino que utiliza los líquidos para funcionar.

El Mini Hydro Clock sólo da la hora, ni siquiera tiene alarma y está compuesto únicamente por una pantalla y cuatro cápsulas donde introducir el agua. El funcionamiento es un poco complicado. Lo explicamos a continuación

En principio, no podemos usar cualquier líquido. Habrá algunos que nos proporcionarán un funcionamiento óptimo y otros con los que no podrá siquiera funcionar. Esto dependerá de la conductividad del líquido que usemos.

Dentro del depósito del agua, el reloj lleva dos pequeñas barras de metal, llamadas electrodos, en cada cápsula. Una es de cobre y la otra de zinc. Cuando se unen estos dos materiales, se produce una reacción que libera energía, en concreto 0,3 voltios. Estas barras están separadas. Cuando introducimos el líquido, si es conductor, unirá las dos barras, produciéndose la reacción y liberando energía. De ahí que la conductividad del líquido sea la clave para que el reloj funcione. Si pusieramos agua destilada, que no es conductora de la electricidad, el reloj no funcionaría.

Con cuatro cápsulas, a 0,3 voltios por cápsula, produciría un total de 1,2 voltios de energía, que es suficiente para hacer funcionar el Mini Hydro Clock.

Este gadget está a la venta en la tienda de Edmund Scientific´s por 6 euros.

Vía: Random Good Stuff

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...