Un beso es la llave. Los envoltorios son a menudo tan importantes como los regalos. Una buena presentación puede salvar un regalo simplón. Exactamente igual que una mala puede hacer fracasar una verdadera joya. Precisamente para que no pase esto con las joyas, una compañía coreana acaba de presentar estos originales estuches que se abren, por increíble que parezca, con un beso.

La empresa coreana LUVU ha presentado en la reciente Feria de Joyas de Corea su último producto, el Kiss the Luvu. Se trata de un estuche con forma de huevo que tiene un sensor en su exterior. Esta especie de huevo de Fabergé tecnológico, sólo se abre si alguien lo besa. Esa es al menos la teoría. La realidad es que el sensor que tiene el estuche fuera no es más que un sensor térmico que identifica el aumento de la temperatura cuando alguien se lo acerca y abre el estuche para dejar ver su contenido.

El Kiss the LUVU viene equipado también con unas “llamativas” luces LED que iluminan la joya que guarda en su interior. Una idea original, pero de arriesgado gusto.

No hay un único modelo de estuches. Al contrario, hay muchos tipos y modelos con diferentes decoraciones y tamaños, según las necesidades del usuario en cuestión.

Los diseños son obra del coreano Jung-Ju Kim y todos, de momento, se han puesto sólo a la venta en el mercado coreano. Las joyerías de aquí tendrán que esperar aún un tiempo hasta poder incorporarlo a sus catálogos.

Vía: Ubergizmo

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp