Parece que el fabricante Mio ha puesto a dieta a sus navegadores GPS. Sus dos nuevos modelos, Mio Moov S401 y Mio Moov S501, se han quedado muy delgados, con un grosor de 18 y 16 milímetros respectivamente. Eso los hace un poquito más cómodos de transportar, aunque los dos mantengan el tamaño habitual que tienen los dispositivos de este tipo, con pantallas táctiles de 4,3 y 4,7 pulgadas.

Sin ser los navegadores más completos, poseen un par de funciones que pueden resultar útiles. Una de ellas es la aplicación Navpix, que permite seleccionar una foto previamente localizada geográficamente o geoetiquetada y calcular la ruta hasta el lugar que aparece en la imagen. Una forma diferente y quizás más original de introducir los itinerarios en el aparato. Aunque menos práctica en la vida cotidiana.

También cuentan con la aplicación Google Send-to-GPS, con la que podemos descargar las direcciones del servicio Google Maps. Es una integración del callejero de Google con el navegador de Mio. Otra herramienta llamada MioMore se encargará de calcular las distancias entre varias direcciones y el consumo aproximado de gasolina que se requiere para completarla. Y para que no apartemos los ojos de la carretera la voz locutada nos dirá los nombres de las calles y las maniobras que tendremos que realizar.

No son de los que incorporan lector Blu-ray ni otras virguerías muy avanzadas, pero como navegadores GPS cumplen con los requisitos básicos. Y sin sobresaltos en sus precios: el Mio Moov S401 costará 180 dólares (131 euros), mientras que el Mio Moov S501 se venderá por 200 dólares (146 euros) e incluirá un mayor número de puntos de interés indicados. Por el momento sólo saldrán en Estados Unidos en el mes de junio.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...