Se acabó aquello de poner fotos o muñecas encima de la tele. La carrera tecnológica por conseguir el mejor, el más alto, el más grande, tiene un nuevo protagonista, la gama de monitores de LG que parecen ir en la dirección de lo más fino. La pareja de monitores presentados por la firma coreana vienen en dos medidas distintas, 42 y 47 pulgadas, pero ambos tienen la extraordinaria característica de no llegar a los seis milímetros de grosor, poco más que una moneda para que nos hagamos una idea.

Aunque el salto tecnológico es asombroso, sobre todo teniendo en cuenta cómo eran los televisores hace unos años, como inconveniente hay que destacar que mientras más se reduce el grosor de una pantalla más frágil se hace también. De este modo, cualquier despiste de los operarios en el traslado podría hacer que en vez de un LCD extrafino nos llegaran un montón de trocitos.


El sistema de iluminación trasera está basado en LEDs, por lo que consume mucho menos que cualquier sistema de retroiluminación tradicional.

De momento hay poca información más acerca de estos modelos. Ni nombre, ni fecha de lanzamiento ni precio. Lo poco que sabemos es que LG asegura que dispondrá de tecnología de 120 Hz aunque habrá que esperar y que lleva un panel FullHD con ángulos de visualización de 178 grados y brillo de 450cd/m2.

Hasta la presentación de estos monitores en la feria de Las Vegas, CES, el LCD más fino era un JVC que pesaba cinco kilogramos y medía 7 milímetros de grosor. Estamos de enhorabuena: Le hemos ganado un milímetro de espacio a casa.

Vía: DisplayBlog

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...