El DM-G19T es uno de esos versátiles productos que suelen aparecer en el catálogo de la coreana DMTech. Se halla a mitad de camino entre un televisor y un monitor para un ordenador de sobremesa. Con un solo toque, en el mando a distancia puede pasar rápidamente de una a otra función, y ejerce ambas de manera meritoria. Posee un panel lcd de 19 pulgadas, con una resolución de 1440 x 900 píxeles, más que suficiente para ver películas en DVD, pero también para navegar por Internet o utilizar aplicaciones ofimáticas. Se puede utilizar para vídeojuegos, pero muchos usuarios preferirán una pantalla de mayor diagonal.

La señal de televisión procede tanto de su sintonizador para la TDT, como del otro, analógico, que también lleva integrado. El segundo, al menos en España, dejará de ser útil en pocos meses, pero no importa, porque los 249 euros que cuesta este modelo son razón suficiente para comprarlo dadas su calidad y prestaciones.

El monitor exhibe un diseño clásico, con formato 4:3, un marco delgadísimo que rodea el panel de imagen, y dos pequeños altavoces situados en la parte inferior de la pantalla. Donde más destaca, sin embargo, es en la conectividad. Tiene una entrada y una salida HDMI, un euroconector, y una entrada VGA. De ahí que pueda recibir imágenes digitales desde un reproductor de Blu-ray, desde un sintonizador de satélite digital, desde un ordenador con una tarjeta gráfica clásica analógica, y desde cualquier ordenador con salida de vídeo digital. Pero ahí no se acaba la diversión. También dispone de entrada de vídeo compuesto, otra S-Video, y una de audio estéreo para acompañar las dos anteriores. Estas entradas de vídeo de menor calidad sirven para todos aquellos usuarios que tienen vídeoconsolas o videocámaras de una cierta antigüedad.

El DM-G19T no incorpora grandes novedades, pero tiene teletexto, y una buena salida de auriculares que en realidad suena incluso mejor que los altavoces del aparato, demasiado pequeños como para afrontar con éxito la carga de graves que exigen la mayoría de las películas actuales. Por cierto, es compatible con el estándar VESA, de manera que no es necesario situarlo sobre una mesa apoyado en el soporte. También se puede colgar de la pared mediante un montaje compatible. Apenas pesa cinco kilos, con lo que la instalación la puede llevar a cabo cualquiera con unos conocimientos mínimos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,