Es probablemente la pantalla con sintonizador integrado más delgada del mundo. Pero, además el modelo UE55B7020WW de Samsung es uno de los mejores televisores que he visto hasta el momento. Una pantalla muy grande. De 55 pulgadas. Un televisor que llama la atención tanto por su brillo y contraste como por su delgadez. Apenas tiene un perfil de tres centímetros y ofrece una imagen brillante de 1920 x 1080 píxeles de resolución. De perfil, practicamente desaparece y con la señal de un Blu-Ray o de un canal de alta definición, los resultados realmente superan la media.

Uno de sus avances tiene que ver con la retroiluminación. No lleva un panel de retroiluminación por tubos. Emplea iluminación trasera por LED. Una tecnología basada en diodos especialmente afinada para mejorar el contraste. Hay que decir que, una vez configurada, presenta unos blancos muy buenos (esto no es tan nuevo en las teles LCD) y unos negros como los que vemos en una sala de cine (una característica hasta ahora propia sólo de las pantallas de plasma). Por otra parte, las imágenes en este Samsung se mueven con rapidez, fluidez y precisión. Es posible gracias a la tecnología 100 Hz Motion Plus desarrollada por la firma coreana.

El hecho probado es que, en los últimos tiempos Samsung está vendiendo imagen por encima de sus antiguos competidores (Philips y Sony). La coreana ha compatibilizado la venta de televisores económicos con una investigación y desarrollo. ¿El resultado? Cada pocos meses tienen un nuevo buque insignia que mejora en calidad al anterior.

Algo parecido a lo que desplegaron la holandesa Philips y la japonesa Sony en las décadas de los 80 y 90. Hoy, Samsung parece que está tomando el relevo. Y ha sido una decisión de los consumidores. En estos momentos la marca que más televisores vende en España, Europa y el resto del mundo es Samsung.

Es el fruto de promover una política comercial tan agresiva como la de los japoneses hace 20 años, mientras los ingenieros  mejoran la tecnología de sus televisores de alta gama. Televisores como este modelo de  pantalla grande que, por cierto, tiene un precio tan intimidante como ajustado a su tamaño y características. Este Samsung UE55B7020WW tiene un PVP de 3.200 euros.

En un producto de estas características la conectividad no puede fallar. Incluye cuatro conexiones HDMI, dos puertos USB, un euroconector, una entrada RGB, otra VGA, una para video compuesto y una salida óptica de sonido. La superioridad tecnológica del UE55B7020WW se extiende también al sonido. La realidad es que teniendo en cuenta su delgadez resulta prácticamente imposible ofrecer un sonido con los graves suficientes. Para resolver el problema, en lugar de disparar el sonido hacia adelante, proyectan el sonido hacia abajo. La  configuración adquiere presencia con el rebote, y mejora la profundidad. Así, toda la carcasa hace de caja de resonancia. Falta le hace porque su envolvente para los altavoces SRS TruSurround HD es un poco más creíble de lo habitual.

En un equipo como este donde el tamaño, la calidad y el precio apuntan alto, las funciones también se disparan. El TV se puede conectar a Internet para reproducir videos de YouTube y de otros portales. Además instala widgets que dan acceso de forma automática a determinadas informaciones. Esto es posible gracias a que el televisor es compatible con DLNA sin cables. Una sistema inalámbrico para conectar los equios que tenemos en casa entre sí. En cuanto a los puertos USB sirven para reproducir vídeos y fotos.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...