Aunque ha pasado tiempo desde su presentación, el televisor Connect 42 de Loewe sigue siendo un producto de plena actualidad. No resulta difícil encontrar palabras para definirlo. Se puede hablar de integración, de personalización, pero sobre todo de electrónica impecable, y de diseño que no envejece. Es una pantalla de 42 pulgadas con un panel de imagen Full HD capaz de mostrar imágenes de lujo con tecnología 100 Hz. No podía ser menos. Con semejante diseño, un panel de imagen simplemente resultón sería un fracaso. Y no se trata sólo del panel. La electrónica que lo acompaña trata las imágenes con mimo. No es que el fabricante utilice paneles distintos a los de la competencia. La diferencia radica en uno de los controles de calidad más exigentes del mercado, y un diseño electrónico de mérito.

El Connect 42 es uno de esos televisores que no se conforman con incorporar un sintonizador digital para la televisión digital terrestre. Además incorpora compatibilidad con emisiones de alta definición. De hecho, es un sintonizador tan completo que también puede trabajar con señales de satélite y de cable. El sistema de mejora de la imagen puede trabajar con las señales en definición normal, y presentarlas con un aspecto renovado, más claras y brillantes. Pero lo que sobre todas las cosas caracteriza a esta pantalla es su enorme capacidad de crecimiento y actualización.

La versión básica del televisor está a la venta por 2.700 euros, con su toma USB y su compatibilidad para imágenes cinematográficas 24p. En esta versión básica el televisor luce magnífico acabado en blanco, pero también en un negro lustroso. Quien esté dispuesto a hacer un desembolso mayor, puede acceder al siguiente escalón. Por 3200 euros, la pantalla incorpora un software Media Player sumamente necesario que va a permitir acceder y gestionar contenidos multimedia situados en una red doméstica. La cuestión es que el televisor es compatible con DLNA. Puede incorporar todo tipo de conexiones, desde una red inalámbrica hasta una conexión para iPod.

Todavía hay una tercera versión más completa, disponible para aquellos que quieran gastarse 3700 euros. Tiene todo lo de las anteriores, y además un disco duro integrado de 250 GB capaz de grabar emisiones televisivas en definición normal pero también en alta definición. Un vistazo al menú de grabación da una idea de la gran cantidad de opciones que están disponibles para esta pantalla. No es de extrañar que el fabricante defina esta serie más que como un televisor, como una “central multimedia inteligente”, en la que se prima un manejo sencillo a través de un diseño de menús francamente atractivo y amigable. Cualquiera de las tres versiones tiene un sonido potente con carácter, que puede resultar más que suficiente para muchos espectadores que se conformen con sólo dos canales de sonido.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,