Hasta que el fabricante coreano decida completar la serie 8000 con nuevas diagonales, este es el buque insignia de Samsung dentro de la tecnología de retroiluminación led. Es un televisor con pantalla de 46 pulgadas, que hay que colocar a partir de 1,8 metros de distancia del espectador.

Se trata de una pantalla impresionante, con un diseño muy logrado que combina, en degradado, dos cristales de diferentes colores. El frontal es un solo panel con un diseño que realmente impactante. Pero lo que nos ha dejado de verdad boquiabiertos, es el perfil del televisor. Apenas 3 cm de grosor. Considerando que toda la electrónica está dentro de la pantalla, es todo un récord. Es cierto que hay fabricantes que han sacado productos y prototipos más delgados, pero colocan  el sintonizador y las conexiones en lo que ellos llaman un módulo multimedia externo. Así es más fácil adelgazar una pantalla.

La imagen de este televisor justifica el porqué la coreana es quien más pantallas LCD vende en todo el mundo. Le han cogido el truco a los paneles, sobre todo los de la última generación de tipo UltraClear Panel,  que dejan pasar la mayoría de la retroiluminación, pero rechazan la mayor parte de los reflejos externos. Como la iluminación es LED, que se pueden encender y apagar, el contraste se sale en todas las escalas.

Lo único que le falta para ser una pantalla absolutamente perfecta, dentro de lo que puede dar el LCD, es control local, que según todos los rumores llegará con la serie 9000. De cualquier forma, lo que es como pantalla de imagen ofrece una naturalidad de imagenestática y en movimiento que destaca frente a la media de los televisores de cristal líquido. A esto ayuda la tecnología de 200 Hz Motion Plus. Un sistema que permite sacar bien definidas las alas de una mosca en pleno vuelo. De hecho, la mayor parte del tiempo, nos recuerda la experiencia cálida, natural e impresionante de las mejores pantallas de plasma.

No sólo es un televisor delgado, es lo suficientemente ligero como para que la casa haya diseñado un soporte especial de pared que fija la pantalla con un solo tornillo, y la deja casi pegada al gotelé. El sintonizador de TDT que incorpora es compatible con la alta definición, y por suerte está preparado también para la nueva televisión digital terrestre de pago. Quien no quiera pagar y además no esté satisfecho con la televisión actual, va a poder utilizar el televisor como una sensacional pantalla de cine.

El aparato tiene cuatro entradas HDMI, y trata las señales de alta definición con un cuidado exquisito. Los colores, las formas, los matices, los movimientos rápidos, todo es puro cine. Claro que es compatible 24p, que facilita mucho las cosas. Hay otro tipo de conexiones analógicas como los euroconectores.

Si la electrónica y el tratamiento de imagen son de lo mejor del mercado por el momento, las prestaciones no se quedan atrás. Es una de esas pantallas que tiene puertos USB compatibles con casi todos los formatos de compresión de vídeo presentes en Internet, incluso Matroska o h.264. También reproduce fotografías y música. Basta conectar una llave de memoria o un disco externo. Y quien no tenga ninguna de las dos cosas pero disponga de una redinformática en casa, disfrutará la compatibilidad DLNA inalámbrica. Cualquier película en cualquier ordenador o disco duro multimedia de la red se podrá ver en la pantalla del televisor. Y la capacidad de conexión a red local se convierte en conexión a Internet.

Samsung ha llegado a acuerdos con diversas páginas como Yahoo o YouTube para poder reproducir contenidos de forma directa. El resto de las informaciones aparecen en pantalla mediante widgets que facilitan la consulta. Por fin, el aparato tiene memoria interna que se puede cargar con programas, juegos, recetas, etc. El precio de este televisor de la serie 8000 es 2.600 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,