La coreana Samsung ya ha experimentado con la tecnología de retroiluminación LED en series anteriores como la A786 o la A956, pero eran tecnologías que permitían el control local de la iluminación, y en consecuencia hacía falta una enorme cantidad de lámparass. El UE40B7020 con sus  40 pulgadas utiliza lo que se conoce como Edge LED, que traslada los diodos luminosos a los laterales de la pantalla. Desde allí la luz se reparte a toda la pantalla mediante un ingenioso sistema de filtros. El resultado es espectacular. Se mantienen muchas de las ventajas de la iluminación LED, a excepción del control local, pero reduciendo el consumo, el grosor y el precio.

El resultado es una pantalla tan delgada que tiene 3 cm de fondo, y que puede dar unos ratios de contraste enormes. El panel además está preparado para este contraste mediante una serie de filtros que reducen mucho los reflejos ambientales, y que facilitan la trasmisión de la luz interior. De hecho, es una pantalla en la que destacan ciertas soluciones tecnológicas. En un grosor tan reducido la conectividad tradicional no cabía, y se ha logrado incluir gracias al empleo de ciertos cables convertidores.

Por desgracia, el fabricante considera el UE40B7020 un televisor de gama media y en consecuencia los cables convertidores son de calidad media, y esto puede desilusionar a muchos usuarios con equipos de alta gama que compren esta pantalla a la búsqueda de buenas imágenes. Las encontrarán, pero tendrán que conformarse con el cableado, o encargar a un especialista unos nuevos siempre que no sean demasiado gruesos. La imagen con señales de alta definición es excepcional. La representación del color es muy realista, y los movimientos son rápidos y perfectamente definidos. Tiene tecnología de 100 Hz. Se comprende que a los actores de cine y televisión no les guste demasiado la alta definición, sobre todo cuando es tan buena como la de esta pantalla. Se ve cada detalle y cada defecto de la piel.

Por fin, es un modelo que incorpora prestaciones adicionales como la posibilidad de conectar con una red doméstica pero de forma inalámbrica, o la presencia de dos puertos USB ambos compatibles con casi todos los formatos de compresión de vídeo existentes, o la facilidad para conectar con ciertos servicios de Internet como YouTube o Flick, y algunos informativos. Quizá la opción que necesita algo más de desarrollo es la biblioteca flash, una memoria interne de 2 GB que se puede cargar de contenidos desde la página del fabricante. Por cierto, el precio de esta pantalla es de 1.800 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,