wos-1

Los altavoces para iPod suelen ser dispositivos electrónicos de reducidas dimensiones, ideales para pasarlos de una habitación a otra, con buen sonido, pero pensados para sonorizar salones de pequeño tamaño. Por eso sorprende tanto encontrar un producto como el que propone la marca danesa Brothers. Los ingenieros de la casa deben de haberse cansado de tanto altavoz canijo y poco desarrollado, con escasos pulmones, se han dejado de complejos y han tirado la casa por la venta. Su invento, la “muralla del sonido”, o Wall of Sound es un altavoz que rompe todos los récords.

Se trata de un enorme cajón que alberga 28 elementos o altavoces, y que da una respuesta de frecuencias de 40 a 20.000 Hz. Sólo pesa 102 kilos, y miden 950 x 1250 x 300 milímetros. Los fabricantes le han dotado de una potencia máxima de 125 W. En la foto, el iPod es esa pequeña manchita que hay a la derecha del altavoz. Por suerte, la cuna está situada en uno de los laterales, porque si se encontrara delante del altavoz como en muchos de los diseños actuales, la potencia de esta bestia reduciría a añicos la pantalla en color.

wos-2

Hay que reconocer que no se trata de unos altavoces para iPod para tímidos, ni para gente que sufra del corazón. Nada en él es discreto, ni su brutal capacidad de potencia, ni su gran capacidad de graves. Aunque parezca que los conos de altavoz están apelotonados, funciona a semejanza de las barras de sonido creando una esfera sonora en el centro de la habitación. Por cierto, incorpora amplificación de válvulas, como los buenos, con un sonido muy clásico.

La construcción de esta extravagancia se hace exclusivamente a mano. Cada uno de los 28 conos de altavoz tiene su propia caja, y están afinados para trabajar en conjunto sin que haya ninguna fisura en la escala del sonido. Se han cuidado todos los detalles, y se han utilizado las mejores maderas. Mas que un altavoz, es un enorme instrumento musical. Y lo más curioso es el precio. Dadas sus características, 4.500 euros no es demasiado dinero. Eso deben haber pensado los clientes que han agotado ya la primera edición de este altavoz, ni la gran lista de gente que se ha apuntado en espera de que salga a la venta la segunda. Lo malo es que un monstruo como éste no debe ser bueno para la vida en pareja, ya sabéis, “o ese monstruo, o yo”.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,