ysp-600 - 1

La japonesa Yamaha ha hecho un gran esfuerzo para lograr, como siempre, un producto que es a la vez hermoso y útil, pero no ha dejado que la belleza comprometa al sonido. Por eso, nos enfrentamos a una barra de sonido muy bien diseñada, pero en la que sobre todo destacan la sobriedad de las formas y la utilidad de las mismas, aparte de un sonido excelente. Es funcional, con una rejilla metálica situada en el frontal, y un ligero filo sobresaliendo en los bordes. En la parte delantera tiene una pantalla lcd justo en  el centro, y a un lado está la conexión para micrófono de calibración, mientras que al otro se sitúa el volumen y diversos botones para las fuentes.

 Es un producto delgado, que se sentiría más a gusto con pantallas de entre 32 y 42 pulgadas que con televisores de mayor tamaño, aunque no se puede colgar en la pared, y esto soluciona el problema de un plumazo. Ya que hay que colocarlo sobre una mesa o en el mueble de la televisión, puede ir debajo de cualquier pantalla, aunque habrá que tener en cuenta que tiene unos 22 cm de fondo. Difícil de conjugar con esos televisores actuales que apenas miden 2 cm y medio de grosor. Y si la japonesa no ha hecho esta barra de sonido más delgada, es porque ha preferido vender sonido de calidad antes que un producto delgadito como el papel y que suene igual que el papel.

ysp-600 - 2

Dentro de la exitosa familia de proyectores de sonido de Yamaha, este es de tamaño reducido. Por eso esperas que su calidad recuerde a la de los hermanos mayores, y así es. En muchos puntos tiene un sonido y una precisión que recuerda a la de proyectores mucho más caros. El sonido es potente y con presencia. Para la mayoría de los oyentes resulta más que suficiente. Como suele pasar con las barras de sonido, no suena igual que si tuviéramos un buen equipo de cinco canales más graves, sino que suena como si lo tuviéramos.

Emula el sonido, lo imita con una enorme eficacia, y dada la configuración sencilla y la comodidad a la hora de instalación, y que te ahorras un montón de problemas, no es de extrañar que muchos usuarios prefieran renunciar a ese pequeñísimo extra de realismo que se obtiene con el producto 5.1 genuino. El resto de la gente va a quedar más que satisfecho con el rendimiento del proyector YSP-600, aunque tampoco va a resultar extraño que algunos le conecten un subwoofer para dar un punto extra de emoción. Recomendamos que sea también Yamaha.

En el interior de la caja hay 18 conos de altavoz que disparan independientemente en distintas direcciones para crear ese espacio envolvente. Dos de ellos son altavoces de graves que tienen 15 W de potencia cada uno, mientras cada uno de los demás envía 2 W. Pero es sonido realista y bien medido, no como hacen otros fabricantes que sólo dan distorsión. La conectividad del YSP-600 es bastante completa y cuesta 550 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...