panasonic 103 - 1

No hay derecho. Los fabricantes nos sobresaltan de vez en cuando presentando en una feria de la electrónica un televisor monstruoso, pero al poco nos tranquilizan diciendo que sólo es un prototipo. Ahora es Panasonic quien presenta un televisor de plasma de 103 pulgadas, pero, para variar, en este caso se trata de un modelo comercial.

103 pulgadas de diagonal, son más de 2 m y medio. Un televisor para verlo a una distancia de unos cuatro o 5 m, y que hay que colocar en un salón grande y bien dotado. Bien dotado de suelo, porque la pantalla en cuestión pesa 200 kilos sin el pedestal. Desde luego, nada de colgarlo de la pared, y tampoco se puede colocar encima de una mesita de televisión. Pared y mesita pueden acabar hechas cisco. Por cierto, que incorpora los últimos adelantos de la casa en conectividad y en redes.

panasonic 103 - 2

Se trata de una auténtica exageración, pero no es la primera vez que la casa crea un televisor de ese tamaño. Muchos recordarán el plasma Viera TH-103PZ800, con el que este televisor tiene muchos puntos en común, aunque le supera en el momento en que es compatible con imágenes en tres dimensiones. El consumo de este aparato es de 1,3 kW a la hora. Mejor no poner en marcha la máquina de palomitas mientras está encendido el televisor, o los plomos se pueden ir de viaje.

Y no es la diagonal la única cifra estratosférica de esta pantalla. El precio no tiene nada de amigable. Cuesta unos 75.000 euros. Como consuelo, se trata de una pantalla FullHD con un contraste de 5,000,000:1. La verdad, es que a la hora de obtener una experiencia cinematográfica tridimensional, cuanto mayor sea la pantalla, mejor. En una pantalla de treinta y pocas pulgadas, siempre queda la sensación de estar viendo un circo de Madelmanes dentro de una caja de zapatos. Es imposible recrear la sensación de una sala comercial 3D con una pantalla pequeña.

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro

Otras noticias sobre... ,