Puede parecer una cámara de carrete de los años 60, pero se trata de la nueva FinPix X100 de la marca japonesa Fujifilm. Una cámara compacta y digital con estética retro que hará las delicias de los aficionados al diseño vintage. A pesar de su estética, cuenta con un visor híbrido, una pantalla de 2,8 pulgadas y un sensor de 12,3 megapíxeles. Un equipamiento completo para los que exigen que no sólo sea una cámara bonita.

La maquina viene con un objetivo fijo de 23mm digital, lo que  equivaldría a 35mm en fotografía tradicional. Es un objetivo magnífico para tomar instantáneas de paisajes, retratos con fondo o cualquier plano abierto en general. Pero es un objetivo fijo, no se puede intercambiar, y además no tiene zoom. Vamos, que si queremos más detalle en la foto tendremos que acercarnos mucho.

Otra de las novedades que más llaman la atención es el visor híbrido. Podemos utilizar el visor óptico de siempre u optar por el electrónico de 1,4 megapíxeles, pero además contamos con la posibilidad de sobreimpresionar datos electrónicos en el visor tradicional. Es una gran ventaja, por que por mucho que el visor electrónico sea muy fiable, no puede serlo más que nuestro propio ojo, por lo que casi siempre es mejor utilizar el visor óptico. Y si además podemos poner los datos de enfoque, velocidad de obturación o diafragma en este visor, la toma será perfecta.

Pero si duda es la estética del conjunto lo que más llama la atención. Acabados en piel y metal en un conjunto retro muy conseguido. Fujifilm ha apostado fuerte por este regreso a las formas clásicas en sus cámaras, como también hemos visto en la GF670W Professional, otra joya para los coleccionistas.

Eso sí, no todo es perfecto en esta máquina japonesa. La tapa del compartimento que da acceso a la batería y las tarjetas parece bastante frágil, lo que contrasta con la robustez que, en general, trasmite la cámara. Además, la segunda rueda de mandos está un poco a desmano, en una posición algo extraña para el dedo, lo que complica el acceso rápido a los menús. Un pequeño defecto para una cámara que, en general, tiene una ergonomía magnífica.

Por si fuera poco, la X100 permite grabar vídeo en alta definición y su objetivo es bastante luminoso (f2) lo que permite seguir fotografiando en condiciones bastante pobres de luz como amaneceres y atardeceres o interiores.

En cualquier caso la unión de estética retro y tecnología punta no defrauda, y la sencillez del manejo la hacen accesible a todos los públicos. Es una buena inversión para quien busque una cámara digital de gama alta con ese puntito diferente. Estará disponible a principios de abril en toda Europa y su precio rondará los 1.000 euros. No es ninguna ganga, pero ser diferente a veces cuesta.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...