La nueva Samsung W200 es una videocámara de bolsillo resistente a golpes, polvo y sumergible hasta tres metros de profundidad. Una videocámara todo terreno a la altura de los más intrépidos. Cuenta con un sensor CMOS retroiluminado de cinco megapíxeles, capaz de grabar en calidad Full HD (1920 x 1080 píxeles) y a 30 cuadros por segundo. Más que suficiente para que el movimiento sea natural y no parezca que grabamos a trompicones.

El objetivo destaca por su gran luminosidad (f 2,2), pensado para compensar la falta de luz debajo del agua. Eso sí, carece de zoom óptico, por lo que tendremos que grabar a la antigua: si quieres detalles, acércate a ellos. Para preservarlo de la humedad y el polvo, toda la videocámara está sellada, y en torno al objetivo lleva una cobertura especial para que no se empañe.

Tiene un manejo bastante sencillo, ya que no está pensada para rodar películas, sino para registrar momentos divertidos, en unas condiciones que otras videocámaras no soportarían. Ideal para deportes de montaña o para la playa, ya que no sólo es sumergible, sino que puede aguantar una caída desde dos metros de altura.

Cuenta con un conector HDMI para conectarla a la televisión y ver los vídeos directamente sin pasar por el ordenador. Además un estabilizador de imagen digital evita, en la medida de lo posible, que la imagen sea un constante traqueteo. Cuenta también con un conector USB integrado, para prescindir de los cables y poder descargar los vídeos más fácilmente.

Por detrás, una pantalla LCD de 2,3 pulgadas de diagonal completa la Samsung W200. Aún no sabemos cuando llegará a Europa, pero se empezará a vender el mes que viene en EE.UU. por unos 150 dólares (unos 100 euros).

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,