Por lo visto ya no puedes ni salir de casa sin que alguien te espíe desde el fondo de tu propio bolsillo, y no eres tú. A los diversos escándalos sobre robo de datos personales geográficos se une uno nuevo, esta vez en Holanda. Lo más curioso es que en este caso quienes adquieren datos de forma ilegal son los encargados de proteger los derechos de los ciudadanos.

Según un diario local, la policía holandesa podría estar obteniendo datos personales sobre los desplazamientos de miles de conductores. Lo único que tienen en común todos ellos es que utilizan navegadores GPS TomTom. Los policías estarían utilizando esos datos para realizar controles de velocidad, y encontrar los puntos más adecuados para poner los radares de velocidad. Dicho de otra manera, elegir los sitios más rentables.

El manual de los equipos TomTom avisa de que los datos de los equipos podrían ser transmitidos a terceros, aunque no especifica quién es ese tercero. Eso si, irle a la policía con el cuento es de chivatos. Lo ilegal no es que la policía tenga acceso a estos datos. Lo realmente ilegal, según la prensa holandesa, es que compran esos datos en lugar de acceder a ellos mediante una orden judicial.

Curiosamente, la mayoría de los usuarios de TomTom entrevistados por la prensa del país de los tulipanes no tenían ni la más remota idea de que sus datos eran capturados y cedidos a terceras empresas. Hasta ahora tampoco sabían que la policía tenía todos esos datos en su poder.

Vía: El Mundo

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,