Aunque la crisis está afectando bastante al mercado de la electrónica, los de la coreana Samsung no tienen motivos de queja. En estos momentos, tienen algo más del 60% del mercado de los televisores 3D en Estados Unidos, y cifras muy parecidas en el resto del mundo. Esto se aplica no sólo a las pantallas con retroiluminación LED, sino también al mercado de los televisores de plasma compatibles con 3D.

Al parecer, los consumidores en todo el mundo están valorando la calidad de imagen 3D de los televisores de la casa, pero no es el único factor de compra. En los diversos estudios de mercado, los usuarios de pantallas de la casa afirman que están encantados con la nueva plataforma de aplicaciones que convierte los televisores en máquinas polivalentes.

Las pantallas de Samsung trabajan sobre tecnología tridimensional que emplea gafas activas. Esto al parecer no ha espantado a los consumidores, pese a que el empleo de este tipo de gafas está menos valorado, y a que hay un buen número de competidores que han sacado ya televisores con gafas pasivas. La coreana ha reaccionado con rapidez ante la competencia, con dos estrategias diferentes.

En determinados mercados, ofrece dos pares de gafas activas con sus televisores, mientras que en otros ha rebajado el precio de estas gafas por debajo de la barrera de los 50 dólares. Esta es una de las claves del éxito de los televisores de la coreana, aunque la calidad de construcción también influye.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,