Hace unos meses en un evento de Google se anunció que algunos de los terminales con Android tendrían soporte durante al menos 18 meses tras su lanzamiento. Parece que en efecto la promesa se está cumpliendo y ahora el HTC Desire S, sucesor del HTC Desire, se actualiza a la última versión de la plataforma para móviles de Google, Android 2.3.5 Gingerbread.

Además, el terminal que en un principio salió a la venta funcionando con Android 2.3.3 y la interfaz de usuario propia de HTC, Sense en la versión 2.1, también renovará dicha interfaz con la actualización, pasando a tener Sense 3.0.

La actualización ha echado a rodar en Reino Unido primero, donde algunos usuarios han podido descargarla desde el 30 de septiembre. Aunque es posible que a nuestro país tarde algo en llegar, no debería ser mucho. No obstante conviene recordar que los terminales libres suelen tener acceso a las actualizaciones de software antes que los de las operadoras, que al tener versiones especiales del sistema operativo requiere algo más de tiempo su adaptación.

Entre las mejoras que los usuarios podrán disfrutar con esta actualización hay nuevas animaciones, widgets y cambios en la interfaz de usuario como la pantalla de bloqueo interactiva. Además parece ser que también el GPS ha mejorado su funcionamiento, y ahora será posible acceder a HTC Watch, el servicio de la compañía de vídeo bajo demanda, que funciona de manera similar a un videoclub, pero por Internet claro.

 

 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,