Ayer mismo, Motorola anunció de forma oficial el Motorola Razr, un nuevo terminal que sube directamente al olimpo de los móviles más avanzados, de los que será un fiero competidor. En este sentido resulta inevitable compararlo con el que es considerado por muchos como el mejor móvil del momento, por supuesto hablamos del Samsung Galaxy S2.

La lucha entre ambos terminales resulta bastante equilibrada aunque existen ciertas diferencias. Analizamos todos los detalles en una comparativa.

Diseño y pantalla

El Samsung Galaxy S2 era considerado como el smartphone más fino del mundo con 8,49 milímetros de grosor. Decimos “era” porque el Motorola Razr lo ha despojado de su corona con un diseño ultra-delgado de tan sólo 7,1 milímetros. En cuanto al peso, el buque insignia de Samsung es más ligero con 116 gramos, mientras que su contrincante pesa 127 gramos. Este aumento de peso es debido a los materiales seleccionados para la construcción del Motorola Razr, que son mucho más resistentes (acero, aluminio y kevlar). La apariencia del Samsung Galaxy S2 es de líneas más suaves, con bordes redondeados y más minimalista. Al contrario de lo que sucede con el Motorola Razr que tiene un diseño más recargado y con líneas más duras.

En el apartado de la pantalla sale victorioso el Motorola Razr al integrar un panel tipo Super AMOLED de 4,3 pulgadas con una resolución de 960 x 540 píxeles y una densidad de 256 píxeles por pulgada. Por su parte la pantalla del Samsung Galaxy S2, que tiene el mismo tamaño, se queda con una resolución inferior de 800 x 480 píxeles y 217 píxeles por pulgada.


Conectividad

Ambos terminales ofrecen múltiples opciones de conectividad entre las que encontramos el acceso a redes móviles 3G, aunque en el caso del Samsung Galaxy S2 la velocidad de descarga será algo superior alcanzando los 21 Mbps, mientras que el Motorola Razr no supera los 14,4 Mbps. Otra diferencia es que el Motorola es un móvil mundial, es decir que opera sobre redes GSM y CDMA. En el caso del Samsung Galaxy S2 hay dos modelos diferentes dependiendo de la región donde lo usemos, uno para GSM y otro para CDMA. El puerto inalámbrico Bluetooth está presente en los dos móviles aunque el Motorola Razr incluye la versión 4.0 que ofrece mayor velocidad de transferencia y optimiza el consumo de batería.

El resto de conexiones se mantienen igual en ambos casos: Wi-Fi 802.11 b/g/n, GPS asistido, MicroUSB 2.0, clavija de audio estándar de 3,5 milímetros y un puerto HDMI para visualizar contenidos en alta definición a través de un monitor o televisión compatible.

Cámara y multimedia

Empate técnico en este apartado aunque con ligeras diferencias. La cámara principal de ambos terminales tiene un sensor de ocho megapíxeles y es capaz de grabar vídeos en FullHD 1080p. Presentan funciones similares como el sistema de enfoque automático, flash LED, detección de rostros, geo-etiquetado y estabilizador de imagen. También tienen cámara secundaria para videollamadas, que en el caso del Samsung Galaxy S2 tiene un sensor de dos megapíxeles. Por su parte el Motorola Razr integra una cámara frontal de 1,3 megapíxeles que, a pesar de tener una resolución menor, será capaz de grabar vídeos en calidad HD720p.

En cuanto al perfil multimedia, ambos terminales reproducen la mayoría de formatos más comunes de audio, vídeo e imagen.


Procesador, memoria y sistema operativo

Los dos móviles tienen un potente procesador de doble núcleo a 1,2 Ghz de velocidad de reloj, apoyado por 1Gb de memoria RAM. Sin embargo, en el caso del Samsung Galaxy S2 el rendimiento gráfico será ligeramente superior y se notará sobre todo con los juegos. Con respecto a la capacidad de almacenamiento, ambos ofrecen 16 Gb para almacenar todo tipo de contenidos. Aunque el Motorola Razr no permite la ampliación de memoria al no incluir ranura para tarjetas MicroSD.

Tanto el Samsung Galaxy S2 como el Motorola Razr vienen con el sistema operativo Android, en la versión 2.3 conocida como Gingerbread. La diferencia es que cada modelo tiene su propia interfaz de usuarioTouchWiz para el Samsung y Motoblur para el Motorola– la elección en este apartado depende de los gustos personales de cada usuario.

Autonomía

No hay diferencias notables en este apartado. El Samsung Galaxy S2 tiene una batería de 1.650 miliamperios que ofrece una autonomía de ocho horas en uso y hasta 17 días en reposo. Por su parte el Motorola Razr integra una batería de 1.780 miliamperios, el móvil aguantará con una sola carga diez horas en uso y 13,5 días en reposo.


Conclusiones

Como ya hemos comentado al principio, es una batalla bastante justa ya que ambos terminales tienen características muy similares. El Motorola Razr gana el partido de la pantalla, al tener una mayor resolución y concentración de píxeles. Por su parte el Samsung Galaxy S2 ofrece un rendimiento gráfico más fluido que su contrincante y mayor velocidad de descarga en 3G. Existen diferencias, pero no demasiado notables como para decir que uno de los dos terminales es el peor. Donde si que hay un claro ganador es en la delgadez, aquí se impone sobradamente el Motorola Razr  con sus 7,1 milímetros de grosor. Aunque esta no es una característica que determine la calidad del teléfono, es uno de los puntos más valorados por los usuarios.

Tags: , ,