Los terminales con Android son muy populares y ofrecen un amplio abanico de modelos, en el sentido de que se adaptan a cualquier bolsillo. Podemos encontrar smartphones de gama alta con prestaciones muy avanzadas pero también otros más asequibles como es el caso del HTC Wildfire S o el Samsung Galaxy Mini. Ambos son perfectos para aquellos que quieran un smartphone con Android pero no quieren gastar mucho dinero. Analizamos estos dos smartphones en una comparativa.

Diseño y pantalla

Ambos terminales tienen un tamaño muy compacto y son muy ligeros, apenas superan los 100 gramos. En el caso del HTC Wildfire S vemos un diseño en barra muy achatado y que se puede adquirir en cuatro colores diferentes (blanco, gris, nergro y morado). Por su parte el Samsung Galaxy Mini tiene una forma en barra más redondeada en la parte interior y está disponible en blanco, negro o en una combinación de negro y verde.

La pantalla del HTC Wildfire S es de tipo TFT, con un tamaño de 3,2 pulgadasy 320 x 480 píxeles de resolución. El Samsung Galaxy Mini se queda por detrás con un panel del mismo tamaño pero con sólo 320 x 240 píxeles de resolución, justo la mitad que su contrincante.

Conectividad

Empate técnico en este apartado. A pesar de que ambos son terminales de gama media, en ninguno de los dos casos se ha escatimado en opciones de conectividad. En este sentido podremos conectarnos a internet a través de redes móviles 3G a 7,2 Mbps de velocidad de descarga o mediante redes Wi-Fi de alta velocidad cuando estemos cerca de un punto de acceso. También podremos usar el móvil como si fuese un navegador, debido a que los dos dispositivos tienen función de GPS. Para terminar con las conexiones inalámbricas se ha incluido un puerto Bluetooth 3.0 destinado a la transferencia de archivos con otros dispositivos.

Las conexiones físicas incluyen un puerto MicroUSB 2.0 (para cargar la batería y sincronizar con el ordenador) y la clavija de audio estándar donde conectaremos los auriculares.

Cámara y multimedia

En este apartado se impone el HTC Wildfire S con una cámara de cinco megapíxeles con flash LED, capaz de grabar vídeos con una resolución de 720 x 480 píxeles a una frecuencia de 24 fotogramas por segundo. El Samsung Galaxy Mini se conforma con un sensor de tres megapíxeles y la posibilidad de grabar vídeos a una modesta resolución QVGA (320 x 240 píxeles) y una frecuencia de quince fotogramas por segundo. Ambas cámaras tienen funciones similares como el sistema de enfoque automático y el geo-etiquetado de imágenes, entre otras.

En cuanto al perfil multimedia no existen diferencias notables y ambos terminales reproducen la mayoría de formatos de audio y vídeo más comunes.


Procesador, memoria y sistema operativo

Tanto el Samsung Galaxy Mini como el HTC Wildfire S incluyen un procesador de un sólo núcleo a 600 Mhz de velocidad de reloj. Sin embargo el rendimiento será un poco más fluido en el caso del HTC ya que integra 512 Mb de memoria RAM, mientras que su contrincante se queda con 384 Mb de RAM.

En el apartado del almacenamiento interno vuelve a ganar el HTC Wildfire S al ofrecer hasta 512 Mb para guardar música, vídeos, fotos y aplicaciones; frente a los 160 Mb del Samsung Galaxy Mini. Sin embargo ambos ofrecen la posibilidad de ampliar la memoria haciendo uso de tarjetas MicroSD, que pueden llegar hasta 32 Gb de capacidad.

El sistema operativo de los dos móviles es Android 2.3 Gingerbread, con acceso al Android Market y su catálogo de más de 250.000 aplicaciones disponibles. Sin embargo hay que aclarar que el Samsung Galaxy Mini viene con Android 2.2 Froyo de serie, aunque posteriormente recibió la actualización. Cada terminal tiene la interfaz de usuario propia de la marca (HTC Sense en el caso del Wildfire S y Touchwiz para el Galaxy Mini) y ambas dan muy buenos resultados. En este punto hay que guiarse por los gustos personales de cada uno.

Autonomía

No hay demasiadas diferencias en este punto. El HTC Wildfire S integra una batería de 1.230 miliamperios, que ofrece una autonomía de once horas en uso y hasta 16 días en espera. Por su parte, la batería del Samsung Galaxy Mini tiene una capacidad de carga de 1.200 miliamperios y aguantará encendido ocho horas cuando el móvil esté en uso y hasta 17 días en espera.


Precios

Dado que estamos ante dos móviles sencillos y asequibles a todos los bolsillos vale la pena hablar sobre el precio. Como es lógico, en este apartado se impone el Samsung Galaxy Mini ya que tiene prestaciones inferiores a su contrincante. Se puede adquirir por unos 150 euros en formato libre y también en modalidad prepago desde 90 euros.

El HTC Wildfire S es más caro, tal y como se puede esperar viendo su hoja técnica. En formato libre cuesta alrededor de 260 euros y en prepago se puede conseguir por 150 euros.


Conclusiones

Queda bastante claro que el HTC Wildfire S es superior en prestaciones como la resolución de su pantalla o la cámara de cinco megapíxeles con flash LED. Sin embargo, el Samsung Galaxy Mini es una opción a considerar, sobre todo teniendo en cuenta su precio, y tampoco defrauda en cuanto a las características técnicas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,