Mientras la fecha de presentación del iPhone 5 cada vez se aleja más –probablemente será anunciado después del verano-, los rumores acerca de sus posibles características o diseño no dejan de aparecer. La pantalla es, sin duda alguna, el componente sobre el que más se está especulando y todo apunta a que este será el primer iPhone que supere la barrera de las 3,5 pulgadas presente en todos los modelos existentes. La rumorología apuesta por un panel de cuatro pulgadas que, aunque no es un aumento demasiado escandaloso, es el tamaño perfecto para que el dispositivo siga siendo manejable y cómodo de transportar.

Muchos diseñadores han realizado conceptos del posible diseño del iPhone 5 y la mayoría coincide en dotarlo de una pantalla más grande. Sin embargo todos mantienen la proporción de 4:3 ya presente en los modelos actuales. El diseñador Dan Provost ha realizado un concepto del iPhone 5 con una pantalla en formato panorámico, eso que también conocemos como 16:9. Con esta configuración el dispositivo sería más largo pero mantendría la anchura, siendo más cómodo sujetarlo con las manos que si fuera demasiado apaisado.

Pero el mayor problema de una pantalla de estas características vendría con las aplicaciones. Todo el contenido de la App Store está diseñado para pantallas 4:3, si se cambiase la proporción no sería posible que las aplicaciones encajaran en el panel, quedando una zona de la pantalla inutilizable. Sin embargo el diseñador especula con la posibilidad de que Apple aproveche este espacio libre para colocar algunas funciones especiales o widgets que rellenarían toda la superficie del panel. Parece muy poco probable que Apple vaya a utilizar esta configuración en el iPhone 5. La compañía está muy preocupada por la fragmentación del sistema y lo más seguro es que opten por la fórmula más sencilla -incluso podrían mantener el mismo tamaño de pantalla, esperemos que no-.

Para Provost la maniobra más inteligente sería mantener la proporción de 4:3 y la resolución de 960 x 640 píxeles actualmente presente en el iPhone 4S, pero aumentando el tamaño de la pantalla sin que la densidad disminuya por debajo de los 300 puntos por pulgada. Los iPhone 4 y 4S cuentan con una pantalla Retina que debe este nombre a la concentración de píxeles (326 por pulgada). Si la compañía quiere seguir manteniendo una densidad elevada no debería aumentar demasiado el tamaño del panel. Una pantalla 4:3 con resolución de 960 x 640 píxeles y 300 píxeles por pulgada mediría 3,84 pulgadas en diagonal. Esta parece una opción bastante lógica teniendo en cuenta el afán de Apple por no fragmentar el sistema, siempre tratando de hacer que haya máxima compatibilidad entre los terminales de su catálogo.

Hasta ahora asumimos que la resolución se va a mantener en 960 x 640 píxeles, pero cabe la posibilidad de que aumenten la cantidad de píxeles. Si hacen esto tendrían mayor libertad a la hora de aumentar el tamaño del panel sin tener que sacrificar la concentración de píxeles y así seguir manteniendo el apelativo Retina. Teniendo en cuenta que el nuevo iPad presume de contar con una de las pantallas con mayor resolución del mercado no sería de extrañar que el iPhone 5 (o nuevo iPhone) también haga de la pantalla su principal atractivo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...