El pasado día 12 de septiembre Apple presentó al mundo el iPhone 5, la nueva generación del manzanófono destaca sobre todo porque lleva una pantalla más grande que todas las versiones anteriores -en concreto de cuatro pulgadas-. El diseño también ha cambiado, tiene una carcasa trasera de aluminio y destaca por su delgadez. Precisamente este ha sido uno de los aspectos que más ha condicionado la fabricación del iPhone 5, en Cupertino querían crear un móvil muy delgado y para ello utilizaron una pantalla in-cell Touch que tiene menos capas y una batería más fina. Pero el aspecto que realmente ha permitido tal adelgazamiento es el nuevo conector llamado Lightning. La nueva clavija del iPhone 5, que también llegará a otros dispositivos Apple futuros, tiene un tamaño similar a un MicroUSB y entre sus ventajas está que es más duradera y se puede conectar en cualquier orientación (reversible).

Aparte de la reducción de tamaño, que ha sido buena para poder hacer un móvil más estilizado, no hay demasiadas mejoras en este sistema ya que la velocidad de transferencia sigue siendo similar a la de un USB 2.0. Además supone un problema para los usuarios que compren el iPhone 5 ya tuvieran en su poder accesorios que funcionan con el sistema antiguo. La solución de Apple es un adaptador que transforma el dock de 30 pins en el nuevo Lightning de ocho pins. Lo malo es que este accesorio cuesta la friolera de 30 euros, por este motivo muchos usuarios esperan a la llegada de adaptadores no originales que salgan al mercado a un precio inferior.

En su afán por controlarlo todo, Apple ha endurecido su política en relación a la marca “Made For iPhone” que se incluye en accesorios de otros fabricantes. Los requisitos para obtener esta autorización de Apple han cambiado, ahora sólo se podrán fabricar bajo la atenta mirada de Apple en instalaciones supervisadas por la compañía. Durante este mes la compañía va a dar un seminario en China para informar a todos los fabricantes interesados en producir accesorios para el nuevo conector Lightning. Para evitar la fabricación de accesorios no autorizados, tanto el cable como la propia clavija Lightning incluyen un chip que verifica si el accesorio en cuestión ha sido aprobado por la marca.

Por el momento no hay información de que ninguna empresa haya recibido la licencia para usar la marca “Made for iPhone” en productos que funcionen con el sistema Lightning. Con esta maniobra Apple está retrasando la llegada de estos accesorios autorizados, aunque se espera que los primeros aparezcan antes de la Navidad.

Los de Cupertino quieren controlar exhaustivamente la fabricación de este tipo de productos y tratar de poner trabas a aquellos que no tengan la licencia de la marca. El cambio al nuevo conector Lightning no ha sido acogido con demasiado entusiasmo entre los usuarios de dispositivos móviles Apple, sobre todo los que tienen accesorios como bases de altavoces o manos libres.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...