Los inicios de Samsung en la telefonía inteligente se caracterizaron por la apuesta por la tecnología más puntera del momento como las pantallas más nítidas, los procesadores más potentes y las cámaras más completas. Sin embargo con la tercera generación de su buque insignia, el Samsung Galaxy S3, dieron un giro a esta estrategia y empezaron a incluir funciones inteligentes, sin duda un cambio muy acertado ya que gracias a estas características se mejora notablemente la experiencia de uso. Aunque el Galaxy S3 fue el primero en estrenar estas prestaciones, actualmente la mayoría de terminales más actuales de la marca ya las integran, como por ejemplo el Samsung Galaxy Note 2.

Una de las funciones más destacadas que incluyen los gama alta de Samsung es Smart Stay, en castellano se ha traducido como “Estancia inteligente”. Este sistema resulta muy práctico a la hora de leer noticias, libros o consultar páginas web en general. Cuando realizamos una de estas tareas en cualquier  móvil es bastante habitual que tengamos que tocar la pantalla cada cierto tiempo para que no se apague, todos los terminales con pantalla táctil tienen un tiempo de espera hasta que se apagan automáticamente para así ahorrar batería. Smart Stay evita que tengamos que estar pendientes en todo momento de que la pantalla no se apague porque detecta cuando estamos mirando.


Con ayuda de la cámara frontal, Smart Stay sabe cuando estamos mirando a la pantalla de nuestro Samsung Galaxy Note 2 y la mantiene encendida sin pasar a modo reposo en ningún momento. Si apartamos la vista también lo detecta y entonces sí que entra en reposo. Cuando Smart Stay está activo aparece un icono de un ojo en la barra superior de la pantalla. Para activar esta función hay que ir a Ajustes y entrar en el apartado Pantalla, si bajamos un poco veremos la opción de estancia inteligente. Cuando activamos este modo aparece una ventana emergente en la que nos explica las situaciones en las que Smart Stay podría no funcionar demasiado bien. Lo ideal es sujetar el móvil con las manos a una altura cómoda para poder leer, si hay buena luz  y no tenemos el móvil  muy cerca o muy lejos todo funcionará correctamente. Sin embargo hay momentos en los que esta función no estará disponible, por ejemplo si estamos en plena oscuridad, si dejamos el móvil sobre una mesa, si hay una fuente de luz potente detrás o en cualquier situación en la que la cámara delantera no pueda detectar nuestra cara y los ojos.

Como decíamos, esta función está presente en el Samsung Galaxy Note 2 y el Galaxy S3 pero también viene instalado en otros modelos como el Samsung Galaxy S3 Mini o el Samsung Galaxy Premier. En todos los casos funciona y se activa de la misma manera. Este es un claro ejemplo de la preocupación de Samsung por mejorar el uso de sus productos más allá del perfil técnico, que todo sea dicho sigue siendo uno de los más completos del momento.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...