Los móviles de pantalla grande son cada vez más populares. Hace años la tendencia iba en la dirección opuesta, la de la miniaturización, pero ahora las tornas se han cambiado con la llegada de los smartphones y las pantallas táctiles. Los móviles actuales son todo pantalla, esta pieza sirve como control del dispositivo y en ella vemos todo el contenido que queramos; páginas web, vídeos, fotografías, libros,juegos, etc. La pantalla de un smartphone es la ventana en la que consultamos todo tipo de información, por tanto es lógico que las pantallas grandes empiecen a tener más sentido que antes. Sin embargo no hay que olvidar que un smartphone es un dispositivo móvil, un teléfono, y hay un límite en el que un equipo de grandes dimensiones puede dejar de ser funcional.

Samsung es el máximo defensor de las pantallas grandes, de hecho son los responsables de haber popularizado este tipo de dispositivos a partir del lanzamiento del primer Samsung Galaxy Note. El primer modelo de esta exitosa saga cuenta con un panel de 5,3 pulgadas y un año después llegó el Note 2 con una pantalla de 5,5 pulgadas. El tamaño del primer terminal de la gama Note resultó excesivo, sin embargo con el tiempo fue ganando en popularidad y con la segunda generación quedó bien claro que las pantallas grandes tienen su público.

La marca coreana ha seguido en el camino de aumentar la pantalla de sus terminales más punteros, un ejemplo reciente sería el Samsung Galaxy S4, cuyo panel ya se sitúa en las cinco pulgadas en diagonal. Hace unos días la compañía desveló dos móviles que llevan el concepto de pantalla grande a un nuevo nivel, los nuevos Samsung Galaxy Mega 5.8 y Samsung Galaxy Mega 6.3, dos smartphones de gran formato con pantallas de 5,8 y 6,3 pulgadas. Poco a poco la frontera entre móviles y tablets se va desvaneciendo y cada vez hay más modelos de pantalla grande en el mercado. La variedad de móviles de gran formato puede ser confusa y no todos están enfocados al mismo tipo de público ni cubren las mismas necesidades. La gama Galaxy Note ya está consagrada por así decirlo, pero ahora llegan los nuevos Galaxy Mega y puede que su objetivo no quede del todo claro. Hacemos una comparativa de los puntos clave que diferencian a las gamas Galaxy Note y Galaxy Mega.

Para saber todos los detalles técnicos de los Samsung Galaxy Mega y Galaxy Note puedes consultar los siguientes enlaces:

Samsung Galaxy Note
Samsung Galaxy Note 2

Samsung Galaxy Mega 5.8
Samsung Galaxy Mega 6.3


Pantalla

La pantalla podría considerarse como un punto en común ya que todos los terminales de ambas gamas destacan por integrar paneles que superan las cinco pulgadas, pero hay diferencias importantes. El Samsung Galaxy Note lleva un panel Super AMOLED de 5,3 pulgadas y resolución HD (1.280 x 800 píxeles), el Samsung Galaxy Note 2 creció hasta las 5,5 pulgadas y mantiene la misma tecnología y resolución. El uso de pantallas Super AMOLED  suele reservarse para los móviles de gama alta de la marca, por tanto los Note se consideran como tope de gama (cada uno en el momento de su presentación).

Esta es la primera diferencia con los Galaxy Mega, que no llevan Super AMOLED sino un panel TFT. El modelo de 5,8 pulgadas tiene una distribución de 960 x 540 píxeles, bastante escasa para un panel de tamañas dimensiones, esto provoca que la densidad sea más baja y por tanto pierda algo de nitidez. Por otro lado el Samsung Galaxy Mega 6.3, que lleva un panel de 6,3 pulgadas, tiene resolución HD (1.280 x 720 píxeles). Sin embargo sigue siendo algo escasa para una pantalla tan grande.

Diseño y funcionalidad

El diseño exterior es muy parecido entre los Galaxy Note y Galaxy Mega. Samsung dio un giro al diseño de sus productos con la llegada del Samsung Galaxy S3, apostando por una línea más orgánica inspirada en la naturaleza. Los cuatro dispositivos que forman las gamas Note y Mega tienen este mismo diseño, con las evidentes diferencias de tamaño entre ellos. Un dato a destacar es que el Samsung Galaxy Mega 6.3, al ser más grande tiene una forma más rectangular y las esquinas no son tan redondeadas.

La principal diferencia entre la familia Note y la familia Mega es que la primera cuenta con un accesorio que cambia totalmente la forma en la que manejamos los dispositivos, el S Pen. El lápiz táctil ya es un clásico de la gama Note y es el responsable de gran parte del éxito de estos smartphones con aspiración a tablet. Gracias al  S Pen los Galaxy Note sirven como si fueran un bloc de notas digital de bolsillo, perfecto para los usuarios más creativos que quieren guardar todas sus ideas, bocetos o montajes en un mismo lugar. Los Galaxy Note vienen equipados con una serie de aplicaciones y funciones exclusivas para sacar todo el partido de este accesorio, lo veremos en el apartado de funciones exclusivas. Por su parte los Galaxy Mega se manejan de forma habitual, es decir, con los dedos.


Cámara de fotos

El apartado fotográfico está bastante igualado. Todos los modelos equipan un sensor de ocho megapíxeles y graban vídeo FullHD. Tienen flash LED, enfoque automático, geo-etiquetado, detector de rostros y otros sistemas básicos como modos de escena o fotos panorámicas. Además cuentan con funciones especiales como Best Photo, Drama Shot o Sound & Shot (algunos modelos como los Note no tienen todas las características pero les llegarán por medio de una actualización en el futuro).

Funciones exclusivas

Como decíamos, los Samsung Galaxy Note están equipados de serie con varias funciones exclusivas enfocadas a sacar todo el partido del lápiz táctil. Una de las aplicaciones más útiles es S Note, que es como si fuera una libreta donde podemos plasmar cualquier idea mediante texto a mano alzada o incluso haciendo un boceto rápido. El calendario de los Note se llama S Planner, su funcionamiento es parecido al de cualquier aplicación de calendario pero con la particularidad de que podemos escribir a mano. También cuenta con funciones como los comandos rápidos -para acceder a ciertas aplicaciones con gestos del lápiz- y Easy Clip para recortar fotos.

Los Galaxy Mega no cuentan con estas funciones porque no tienen lápiz táctil, no obstante tienen otras que comparten con la gama Note como Air View, un sistema de previsualización que nos permite ver contenidos sin llegar a tocar la pantalla. También vienen de serie con S Translator, S Voice, S Travel, la multitarea (Multi Window), Pop Up Play y otras. En este punto podríamos decir que ambos están bastante equilibrados pero los Note ofrecen más posibilidades  para aprovechar la enorme pantalla que integran.

Conclusiones

La nueva serie Samsung Galaxy Mega destaca por contar con pantallas muy amplias pero, al contrario de lo que pueda parecer, no son dispositivos de gama alta sino más bien de gama media-alta. Los dos modelos Mega carecen de una resolución de pantalla muy elevada, un punto que para muchos usuarios será negativo pero que también supondrá un precio más económico. Uno de los puntos fuertes de los Galaxy Mega es la serie de funciones inteligentes que los igualan a otros terminales de gama alta. En cuanto a la funcionalidad, el tamaño excesivo (sobre todo en el Galaxy Mega 6.3) puede ser un inconveniente mientras que los Galaxy Note son más compactos y además cuentan con el lápiz táctil. Si lo que buscas es un dispositivo que te sirva como agenda personal donde guardar todas tus ideas el Galaxy Note es la mejor opción del mercado, su S Pen hace que el manejo sea mucho más cómodo y de paso justifica la presencia de una pantalla tan grande.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...