Apple lanzó el primer modelo de iPhone en 2007, un dispositivo con una amplia pantalla táctil en el que podemos instalar todo tipo de aplicaciones desde la App Store, la tienda oficial. Los iconos de la pantalla de inicio de los iPhone se han convertido en todo un clásico, de hecho la interfaz  no ha cambiado cuanto apenas desde su lanzamiento. Cuando instalamos una aplicación, el icono aparece en la pantalla de inicio y se organizan a modo de retícula. La principal diferencia entre los iPhone y los móviles con Android es que los primeros solamente muestran iconos en la pantalla mientras que los segundos también tienen widgets. Los dispositivos Apple no tienen widgets en la pantalla de inicio, únicamente tienen un widget de tiempo, otro para compartir (Facebook y Twitter) y el de bolsa que se colocan en el desplegable de notificaciones. La sencillez es una de las máximas de Apple, por eso el escritorio de su smartphone es muy limpio y con pocos elementos que configurar. Precisamente por este motivo es recomendable tener nuestros iconos bien organizados, así es mucho más fácil encontrar la aplicación que queremos en cada momento.

En las primeras versiones de iOS no había posibilidad de poder agrupar los iconos en carpetas, esta opción llegó más adelante y solucionó el problema de tener muchas páginas de iconos y muy desordenadas. La pantalla de inicio de los iPhone tiene una estructura muy concreta. En la parte inferior está la barra conocida como dock, aquí podemos colocar hasta cuatro iconos de las aplicaciones que más usemos (por ejemplo Teléfono, Cámara, Whatsapp y Facebook). Esta barra siempre se muestra independientemente de que cambiemos de página en el escritorio, por eso es mejor elegir bien qué cuatro aplicaciones queremos tener siempre a mano. El resto de la pantalla es ocupada por los iconos que de muestran en una retícula con cuatro columnas y cuatro filas. Normalmente en la pantalla principal -es decir, la primera que vemos al desbloquear el dispositivo- colocamos otras aplicaciones que también usamos mucho como Calendario, Tiempo, Twitter, Mail, Contactos, etc. Las nuevas aplicaciones se irán colocando en la última posición.

Lo mejor para tener las aplicaciones localizadas es crear carpetas y agruparlas por categoría. Por ejemplo podemos crear una carpeta con todas las aplicaciones que sirvan para editar fotos, otra para las utilidades, servicios de navegación, redes sociales y otras (el número total de carpetas dependerá de la cantidad y variedad de aplicaciones que tengamos instaladas). Crear una carpeta es muy sencillo, lo único que hay que hacer es mantener pulsado unos instantes encima de cualquier icono hasta que éstos empiecen a temblar, después bastará con arrastrar un icono encima de otro y se creará la carpeta. Para poner más iconos hay que arrastrarlos encima con el mismo método. Es importante que nombremos las carpetas acorde con el contenido, por ejemplo Fotografía, Productividad, Estilo de vida… Por defecto el iPhone detecta si hemos introducido dos aplicaciones de una misma categoría y pone el nombre correspondiente, aunque también podemos poner el que nos interese más.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,