El Samsung Galaxy S4 es un smartphone muy completo y que cuenta con piezas muy avanzadas en su interior. Samsung no ha escatimado y ha elegido componentes de la talla del procesador Exynos de ocho núcleos, la cámara de trece megapíxeles o los distintos métodos de conexión que incluyen un chip LTE para poder navegar a velocidades muy altas. La pantalla es otro de sus puntos fuertes, se trata de un panel Super AMOLED de cinco pulgadas y resolución FullHD, o lo que es lo mismo, 1.920 x 1.080 píxeles que se dice pronto. Además de estas características técnicas, la compañía también ha apostado por una serie de funciones inteligentes que enriquecen la experiencia de uso y nos facilitan tareas habituales como pausar vídeos o manejar varias aplicaciones al mismo tiempo. Todos estos sistemas ofrecen grandes ventajas pero tienen un punto en común: consumen batería. Para evitar que la autonomía sea demasiado corta los coreanos han integrado una pila recargable de iones de litio con una capacidad de 2.600 miliamperios. Esta batería es suficiente para un dispositivo de estas características, el problema es que si estamos dando un uso intensivo al terminal es fácil que agotemos la energía en menos de un día. A continuación ofrecemos varios consejos para evitar que la batería se agote muy rápidamente.

En primer lugar la pantalla es la pieza que más energía consume, por eso es imprescindible ajustar el brillo para que no se dispare el consumo. Si desplegamos el panel de notificaciones podemos ajustar manualmente el brillo, lo mejor es mantenerlo en niveles bajos y subirlo únicamente cuando sea necesario. Sin embargo es más cómodo y efectivo si marcamos el auto-ajuste, de este modo el terminal va modificando la intensidad dependiendo de las necesidades del momento. Otro consejo útil es no utilizar fondos de pantalla animados y preferiblemente en tonos oscuros, cuanta más luz necesite para reproducir los colores mayor es el consumo energético.

Las funciones inteligentes también son un gran enemigo de la batería. Por ejemplo todas las funciones “Smart” (Smart Pause, Smart, Stay, Smart Scroll…) utilizan la cámara delantera para detectar nuestra mirada y así realizar distintas acciones. Normalmente no necesitamos todas estas funciones durante el día por eso es mejor desactivarlas para que la cámara frontal descanse y no esté continuamente buscando nuestra mirada.  Lo mismo sucede con funciones como Air View, Air Gesture o S Voice, hay que pensar si vamos a usar estas características en ese momento y apagar aquellas que no sean imprescindibles.


Del mismo modo que otros móviles Android, el Samsung Galaxy S4 viene con un modo de ahorro de batería que podemos activar en el menú Ajustes. Este modo consta de tres bloques: pantalla, procesador (CPU) y respuesta háptica; es aconsejable activar las tres para asegurar mejores resultados. Por último también es recomendable gestionar correctamente las conexiones, es decir, mantener conectadas sólo las que vayamos a usar en ese momento. También es mejor si tratamos de estar conectados a redes Wi-Fi siempre que sea posible y así podemos desactivar la conexión móvil, que consume bastante. Con estos consejos es posible alargar la duración de la batería y que no nos deje “colgados” cuando lo necesitemos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...