Llevamos escuchando hablar sobre pantallas flexibles durante mucho tiempo, pero de momento no hay demasiados móviles que aprovechen esta tecnología. Samsung lanzó el Samsung Galaxy Round el año pasado, pero se quedó en una edición limitada que llegó solamente a Corea del Sur. La compañía ha vuelto a repetir la jugada este año con el Samsung Galaxy Note Edge, pero en este caso han llevado un paso más allá el concepto de pantalla curva. El terminal tiene un panel envolvente que se pliega sobre el borde derecho. Samsung ha adaptado la interfaz para poder aprovechar ese espacio como barra de herramientas que va cambiando según lo que estemos haciendo. Puede mostrar accesos directos a aplicaciones, los controles del reproductor musical o las últimas notificaciones. Es un concepto bastante innovador, pero a simple vista parece tener un claro problema. Los smartphones son equipos que llevamos siempre encima y están expusestos a una posible caída inesperada. Si las pantallas normales ya son bastante delicadas, la curva en la esquina del Samsung Galaxy Note Edge podría significar una rotura al más mínimo golpe. Sin embargo, en Samsung tranquilizan a los posibles compradores de este modelo, asegurando que es más resistente de lo que aparenta.


El Samsung Galaxy Note Edge se pone a la venta hoy mismo en Estados Unidos. Samsung ha explicado algunos detalles que pueden hacer dudar de la compra de este equipo, uno de ellos es la resistencia. El terminal tiene la carcasa de plástico, pero el marco que lo rodea es metálico, añadiendo más robustez al conjunto. Además, este marco sobresale ligeramente, de forma que al caer al suelo el impacto se lo lleva esta pieza, y no la pantalla. Samsung afirma que el dispositivo ha sido sometido a duras pruebas de resistencia, incluso más que otros modelos de la gama Galaxy, con el fin de probar que es un terminal tan resistente como cualquier otro. Ha pasado más de 1.000 pruebas de caídas en distintos ángulos y el resultado ha sido bastante bueno.

Por otro lado, hay dudas acerca de la forma de sujetarlo. El borde de la pantalla puede entrar en contacto con la palma mano cuando lo sujetamos y podría suceder que pulsemos algún botón accidentalmente. Samsung ha ideado un sistema que distingue entre la palma de la mano y un dedo, para que sólo reconozca los toques cuando queremos abrir una aplicación desde la barra de herramientas. Samsung también ha liberado un paquete para desarrolladores llamado Edge Screen SDK. Con estas herramientas podrán crear aplicaciones que aprovechen esta parte de la pantalla, permitiendo así ampliar las capacidades del dispositivo.

Como decíamos, el Samsung Galaxy Note Edge sale hoy a la venta en Estados Unidos y también llegará a otros países europeos próximamente, incluyendo España. No hay información oficial sobre el precio en nuestro país, pero los primeros rumores indican que podría costar 900 euros en formato libre.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...