Apple se resistió a introducir pantallas grandes en los iPhone, pero al final no les ha quedado otra opción que sumarse a la tendencia dominante y el iPhone 6 aumentó su panel hasta alcanzar una diagonal de 4,7 pulgadas. Además, la compañía lanzó el iPhone 6 Plus con pantalla de 5,5 pulgadas, pensado para competir con los llamados phablets que tan populares se han hecho en los últimos años. La compañía podría estar planteándose introducir otra propiedad que es cada vez más popular entre los móviles de gama alta del panorama Android, nos referimos a la resistencia al agua. Ya es habitual encontrar smartphones que nos permiten sumergirlos en agua y hay fabricantes como Samsung y Sony que cuentan con varios modelos que incluyen esta característica. El blog AppleInsider, especializado en rumores de la marca de la manzana, ha publicado una serie de imágenes y detalles extraídos de una patente registrada por Apple, que describe el proceso para conseguir que los componentes internos del iPhone sean resistentes a la humedad.


Apple presentó el Apple Watch el pasado mes de septiembre y una de sus características es la resistencia al agua. No se trata de un certificado IP67, que permite sumergir el dispositivo, sino una protección ante salpicaduras. Esta propiedad permitirá usar el Apple Watch en exteriores con lluvia y también se podrá usar en la ducha, tal y como confirmó Tim Cook hace apenas unos días. Tiene sentido dotar a un reloj de esta función, ya que lo llevamos puesto todo el tiempo y se puede mojar ligeramente, por ejemplo si nos lavamos las manos. Esta patente podría indicar que la compañía planea llevar la resistencia al agua a los iPhone, aunque de momento no hay nada confirmado. Una patente no es garantía de que la tecnología descrita vaya a llegar en futuros productos, pero sí confirma que la compañía está estudiando la forma de hacerlo.

El procedimiento para proteger componentes internos como la placa impresa de circuitos sería mediante una cobertura hidrofóbica, como una capa aislante que evitará corto circuitos cuando el agua entra en contacto con los chips. Las piezas se colocan en una cámara llena de gas de fluoropolímero que al ser sometido a un voltaje concreto se adhiere a los circuitos, creando una capa protectora que puede tener entre 1 y 10 micrones de espesor, perfecta para piezas de tamaño muy reducido. Sin embargo, habrá piezas en las que este proceso no asegure una protección total, por lo que Apple contempla el uso de tapas de silicona y juntas selladas para prevenir la entrada de agua. Según el sistema descrito, el equipo tampoco sería sumergible, sino resistente a salpicaduras como sucede en el Apple Watch. Es posible que la compañía siga trabajando en esta nueva característica y el próximo iPhone, el iPhone 6S, sea totalmente sumergible, igual que lo son equipos como el Sony Xperia Z3 o el Samsung Galaxy S5. ¿Te gustaría que el iPhone fuera resistente al agua?

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,