El LG G4 se hizo oficial el pasado 28 de abril, aunque ya conocíamos la práctica totalidad de su hoja técnica gracias a las filtraciones de los últimos meses. El terminal continúa la línea iniciada por los modelos anteriores, tanto en diseño como en especificaciones, pero introduce algunos cambios. La carcasa trasera se cubre de cuero en el modelo premium y la pantalla está ligeramente curvada. También mejora la pantalla y la cámara de fotos, con una lente con apertura f/1.8. El diseño guarda una apariencia similar y también cuenta con la misma construcción. Durante el evento de presentación, LG nos recordó en varias ocasiones las ventajas que supone tener un móvil al que le podemos sustituir la batería, en clara referencia al Samsung Galaxy S6, que apuesta por un diseño monobloque, más sólido y resistente. El LG G4 ha pasado su primera prueba de caídas y no ha salido muy bien parado.

LG asegura que la batería extraíble es mucho mejor que un móvil construido en un bloque, como el Galaxy S6, los Xperia Z o los HTC One. La ventaja es que podemos sustituir la batería nosotros mismos, pero nada más. La resistencia del equipo se ve afectada al estar realizado en distintas piezas, y así lo refleja su primera prueba de caídas realizada por el canal de YouTube TechRax. El año pasado ya pusieron a prueba el LG G3 y los resultados no fueron muy buenos. La pantalla se rompió y lo peor es que dejó de funcionar, pero el LG G4 lo hace un poco mejor.

Además de que la construcción a piezas resta solidez al conjunto, el cristal que cubre la parte frontal es Corning Gorilla Glass 3 y no Gorilla Glass 4 como integran la mayoría de buque insignia del panorama. En este sentido, juega en desventaja contra sus competidores más directos. El “torturador” deja caer el móvil desde una altura aproximada de 1,5 metros y lo hace en distintas posiciones. Primero lo deja caer de lado y tan sólo se dañan sus esquinas, pero la pantalla y la parte trasera siguen intactas. La cosa cambia cuando lo deja caer con la pantalla de cara al suelo. El cristal Corning Gorilla Glass 3 no es capaz de soportar el golpe y se quiebra por toda la superficie, pero en este caso sigue funcionando, no como el LG G3. En cualquier caso, en una situación real, una rotura de este tipo supondría una reparación muy cara, por lo que será mejor protegerlo con una funda y llevar cuidado de que no se nos caiga.


El LG G4 puede presumir de contar con algunas funciones que no encontramos en el Samsung Galaxy S6, como la tarjeta de memoria MicroSD o la imposibilidad de extraer su batería. Puede que resulte más cómodo a la hora de sustituirla, pero queda claro que la resistencia se ve afectada. Samsung estuvo apostando por diseños desde tipo durante mucho tiempo, pero finalmente han escuchado las críticas y han apostado por materiales de mayor calidad. A ver si en LG también escuchan a sus clientes.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...