Nuestro smartphone es casi como una prenda que llevamos a todas partes, pero no lo podemos meter en la lavadora y en la mayoría de casos suele estar necesitado de una limpieza exhaustiva. Las huellas, partículas de polvo, fibras de la ropa… todo se le pega como si fuera un imán y es necesario que cada cierto tiempo le demos una ducha -figurada, claro está. Limpiar un smartphone o tablet parece una tarea fácil, pero hay que seguir una serie de recomendaciones para que no dañemos el terminal y que la limpieza termine en drama. Te damos algunos consejos para que tu smartphone vuelva a brillar como el primer día.

Evita productos químicos

Ya lo dicen los fabricantes, pero lo repetimos por si acaso. Los productos químicos como limpiacristales, alcohol o quitagrasa pueden tener consecuencias desastrosas en según que superficies. En el caso del cristal, acabarán con las huellas, pero también lo harán con la cubierta anti-huellas que la mayoría de smartphones integran, por lo que se ensuciará más fácilmente. Si usamos un limpiador químico sobre metal, podríamos dañar la superficie y que aparezcan manchas de textura más rugosa, y esto no hay producto que lo elimine. Lo mejor es usar un pañuelo o trapo ligeramente empapado en agua y frotar en pequeños círculos, siempre de forma suave. El único material que suele soportar bien los limpiacristales y otros productos es el plástico, pero insistimos en que lo mejor es usar agua. Además, si lo haces, asegúrate de no empapar demasiado el trapo para que el líquido no entre por las juntas.

Bayetas de microfibra, el mejor aliado contra las huellas

Mejor todavía que un trapo con agua son las bayetas de microfibra, esas que sirven para limpiar las gafas. El tejido atrapa las huellas de forma eficaz y sin dañar en absoluto la superficie y además no haca falta mojarlas.

También sirve para quitar las marcas que hayan podido quedar en el metal o el plástico, pero hay que tener en cuenta que van perdiendo eficacia con el paso del tiempo porque se saturan de grasa y partículas. Lavarlas puede ser la solución, aunque no hay nada como hacerse con una bayeta nueva.

Aire comprimido contra el polvo

Imagen: wonderhowto

Si eres de los que le molesta hasta la mota de polvo más insignificante,  una lata de aire comprimido puede ser una buena aliada para eliminar cualquier residuo de juntas y otros lugares de difícil acceso como los botones laterales. Sin embargo, este sistema debe ser usado con cuidado ya que puede dañar las membranas de altavoces o micrófonos. Si lo vas a usar, lo mejor es que apliques el aire desde un ángulo bastante pronunciado y nunca de forma perpendicular.

Cómo limpiar zonas difíciles

Por último, las zonas más difíciles como el puerto de carga o el minijack de auriculares también acumulan polvo, pero nunca hay que meter un palillo ya que podríamos dañar la circuitería. Tampoco se recomiendan los bastoncillos de algodón porque dejan fibras, pero hay un producto que puede ser muy práctico, hablamos de la masilla de limpieza para dispositivos electrónicos, también conocida como Cyber-clean. Se trata de una especie de pasta tipo Flubber que recoge toda la suciedad de los lugares con más difícil acceso. Lo único que hay que hacer es llevar cuidado de no presionar demasiado y que se quede un trozo de masilla dentro.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp