Vivimos en un mundo lleno de pantallas y la resolución es clave para conseguir una buena calidad de imagen. El estándar FullHD (1.920 x 1.080 píxeles) se postuló como la opción más “premium” durante varios años, pero recientemente hemos asistido a la llegada de un nuevo estándar llamado 4K (3.840 x 2.160 píxeles), que ofrece nada menos que cuatro veces la resolución de un panel FullHD. Si nos pasamos por el escaparate de cualquier tienda de televisores, la mayoría de modelos ya apuestan por lo último en resolución, pero las teles no son las únicas en adoptar los nuevos estándares. También hemos visto como el 4K llegaba a los móviles y según ha declarado un responsable de Samsung, esta tendencia podría seguir creciendo en el futuro. ¿El motivo? Impulsar el mercado de la realidad virtual.

En septiembre del año pasado, Sony tiraba la casa por la ventana al presentar el Sony Xperia Z5 Premium, una versión más avanzada de su buque insignia que apuesta por una pantalla de resolución 4K. Sin embargo, muchas fueron las voces que cuestionaron esta decisión, argumentando que una resolución tan alta no tiene sentido en una pantalla tan pequeña (5,5 pulgadas). Razón no les falta y es que, a menos que usemos una lupa, la diferencia de nitidez es apenas perceptible a simple vista. Pero los móviles con pantallas 4K podrían tener más sentido ahora que la realidad virtual amenaza con convertirse en el próximo boom en la tecnología de consumo.

La noticia llega desde el medio TechRadar, donde han recogido las declaraciones de Kyle Brown, director de tecnología, contenido y lanzamientos en Samsung. Hasta ahora, Samsung ha mantenido el estándar QHD o 2K (2.560 x 1.440 píxeles) en sus móviles de gama alta, pero Brown no descarta dar el salto al 4K ahora que la realidad virtual se ha consolidado como una tendencia al alza. Según Kyle Brown, no han dado el salto al 4K porque la diferencia de nitidez es muy pequeña y el coste muy elevado, por lo que no ve justo hacer pagar a los usuarios por una mejora tan sutil. Lo que sí ve más factible es el uso de pantallas 4K con gafas de realidad virtual como las Gear VR.

Mark Zuckerberg se pasea tranquilamente entre sus “súbditos” durante la presentación del Samsung Galaxy S7

Las gafas de Samsung cuestan tan sólo 100 euros y su secreto es que funcionan a través del teléfono. Las gafas están vacías y para poder usarlas tenemos que insertar un móvil en ellas (de Samsung, eso sí). Al estar tan cerca de los ojos, la matriz QHD de las pantallas Super AMOLED de Samsung es claramente visible, pero si la resolución fuera 4K estos píxeles serían mucho más sutiles.

La compañía surcoreana está comprometida con la realidad virtual, así lo demostraron en la presentación del Samsung Galaxy S7 y tienen claras intenciones de ser los actores principales en este nuevo mercado. La feria Mobile World Congress que se celebró la semana pasada en Barcelona lo dejó claro: la realidad virtual ya es, valga la redundancia,  una realidad.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...