El pasado domingo, Samsung tomó el escenario del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona para presentar los esperados y anticipados Samsung Galaxy S7 y Samsung Galaxy S7 edge. La compañía anunció que los terminales se pondrán a la venta el próximo 11 de marzo, pero el operador estadounidense T-Mobile se ha adelantado y ya ha comenzado a enviar unidades a aquellos clientes que habían reservado uno. El resultado es que el equipo de ChipWorks le ha echado el guante a un Samsung Galaxy S7 edge y lo han destripado para ver los componentes internos. Vemos algunas de sus piezas al detalle.

Una de las cosas que ha sorprendido en ChipWorks es el diseño interior del Samsung Galaxy S7 edge -que asumimos no estará muy alejado del del S7 de pantalla plana. La mayoría de componentes está a simple vista nada más abrir la tapa, por lo que se pueden identificar fácilmente tal y como vemos en la imagen superior. La marca STMicroelectronics se ha encargado de la fabricación de piezas como el sensor barómetro o el giroscopio que emplea la cámara para su estabilización óptica. También hay un micrófono de la marca Knowles, un módulo WiFi de Murata, controlador NFC de NXP y el sistema de carga inalámbrica de IDT.

Entrando más en detalle, el modelo que ha sido víctima de este despiece confirma que, en efecto, Samsung ofrecerá sus nuevos smartphones tope de gama en dos versiones: una con procesador Exynos 8890 y otra con Snapdragon 820, el chip de gama alta de Qualcomm. El procesador está alojado bajo el módulo de memoria RAM, fabricado por Hynix. De momento no sabemos cómo distribuirán las distintas versiones de procesador, si será por países o se desplegarán de forma homogénea, de manera que en España podremos conseguir cualquiera de los dos modelos. A partir del día 11 de marzo saldremos de dudas.

De la cámara también hemos conocido detalles gracias a este interesante despiece de ChipWorks. Se confirma que el sensor es Sony, probablemente el modelo IMX260, con 12 megapíxeles de resolución y píxeles de 1,4 um. Además, Samsung ha incluido un sensor adicional con píxeles de detección de fase para conseguir un enfoque más rápido y, sobre todo, más preciso.  También hemos sabido que el controlador de la pantalla táctil ha sido fabricado por la propia Samsung. En los próximos días podrían surgir más detalles acerca de sus piezas.

Salvo por la diferencia en su pantalla, los Samsung Galaxy S7 edge y Samsung Galaxy S7 comparten la práctica mayoría de datos técnicos. Cuentan con un diseño en metal y cristal más ergonómico que los anteriores Galaxy S6 y además son resistentes al agua -el certificado IP68 asegura inmersiones de hasta 30 minutos a un máximo de 1,5 metros de profundidad. Los dos empezarán a llegar a las tiendas el próximo 11 de marzo, el Samsung Galaxy S7 edge por 820 euros y el Samsung Galaxy S7 por 720 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...